Para la tranquilidad de muchas personas, la entrenadora personal Sophie Kay indicó que la mayoría de las personas que alardean de su cuerpo en fotos del antes y después, mienten.

Pues entre una y otra foto solo pasan tres minutos y todo depende de cómo se ha tomado la imagen. Para demostrar su teoría, Kay compartió dos fotos suyas en bikini donde muestra un "antes y después" de su figura. 

"Todo lo que hice en tres minutos fue apagar la luz del techo, ponerme ropa interior más ajustada, torcer mi cuerpo ligeramente hacia un lado para mostrar mi mejor ángulo, flexionar las piernas un poco y, como no, poner un filtro a la foto", escribió la entrenadora.

El post ha sido compartido por miles de personas en las redes sociales.
Así que la moraleja de haber leído esta nota es: no creas todo lo que ves en las redes sociales.
,

n