Escucha esta nota aquí

La mejor versión de Juan Martín del Potro está de vuelta: tras ganar hace unas semanas el Abierto Mexicano de tenis, el argentino se consagró este domingo campeón de Indian Wells al derrotar en la final al suizo Roger Federer.

 Del Potro, sexto cabeza de serie, ganó el primer Masters 1000 de su carrera al superar a la primera raqueta del mundo en tres sets de 6-4, 6-7 (8/10), 7/6 (7/2) en dos horas y 42 minutos.

 El de Tandil, a sus 29 años, se convirtió en el primer argentino en ganar en el desierto californiano y el primer latinoamericano en conseguirlo desde el chileno Marcelo Ríos en 1998, una década después de alzarse con el Abierto de Estados Unidos, en 2009.

 "Fue un partido increíble, en todos los sentidos. Jugamos muy bien, la gente estaba emocionada en cada punto, Roger y yo estábamos nerviosos y lo sentíamos en la pista (...) Es increíble, no me puedo creer ganar este torneo ganando a Roger", apuntó el argentino en conferencia de prensa.

 "Me sorprendió lo mucho que le costó volver a su mejor nivel (tras sus lesiones) pero creo que ya está ahí. Se parece a su antiguo él. Estoy muy contento por ello", dijo por su parte Federer.

 El "Expreso Suizo" era el gran favorito con un balance en sus enfrentamientos directos de 18-6, 13-6 en pista dura.

 Por si fuera poco, a sus 36 años Federer firmaba el mejor arranque de temporada de su carrera, con 17 triunfos al hilo y los títulos del Abierto de Australia y de Róterdam, cediendo únicamente cuatro sets de los 44 que había jugado en 2018. El argentino saltó a la cancha tres horas antes del comienzo del partido. 

El público presenció sorprendido cómo el albiceleste, cerca de una hora antes de la final femenina, decidía calentar durante un rato. Concentrado, con una única misión, 'Delpo', castigado por molestias en su espalda desde la cuarta ronda, necesitaba entrar en calor. Poner su cuerpo a punto.

 Unas 18.347 personas se dieron cita para presenciar el espectáculo, estableciendo un nuevo récord en la historia del torneo.