Escucha esta nota aquí

No se trata de un nuevo papamóvil, sino una versión especial del famoso coche deportivo Lamborghini
Huracán de color blanco con dos líneas centrales amarillas (colores de la bandera del Vaticano) que será rematado
en el mes de mayo de 2018 y el dinero será invertido para financiar proyectos sociales.
Entre las obras que se beneficiarán con esos fondos se encuentran: la comunidad de las víctimas de la prostitución
en Italia, construcción de casas sociales, restauración de lugares de culto en la ciudad de Ninive (Iraq) y el financiamiento
de las campañas de cirugías de las manos a mujeres y niños en África.