Las personas con capacidades diferentes mantienen una vigilia a escala nacional desde hace un mes, a fin de exigir al Gobierno nacional un bono mensual de 500 bolivianos para el sector.  

Las medidas de presión más extremas se asumieron en Cochabamba, donde los discapacitados se colgaron del viaducto en la carretera Blanco Galindo y también se tapiaron con muros de ladrillos. 

Rosemary Huarita, presidenta de la Asociación Canata Integral de Personas con Discapacidad de Cochabamba, explicó que hay discapacitados en vigilia en los departamentos de La Paz, Beni, Santa Cruz, Sucre, Potosí y que la movilización es a escala nacional

"Si no tenemos ninguna respuesta hasta el fin de semana vamos iniciar una caravana a La Paz, aunque es muy duro para los discapacitados", manifestó en contacto telefónico con EL DEBER.

Huarita afirmó que "no existe inclusión ni accesibilidad a los discapacitados en las instituciones públicas y privadas" en el país. 

"Las personas con discapacidad son vulnerados, olvidados y maltratados. El bono actual es anual y no es posible vivir con 80 bolivianos mensuales", lamentó.   

En Santa Cruz, el presidente de la Federación Cruceña de Discapacitados (Fecrupdi), Samuel Cabrera, explicó que no cesarán en su pedido de un bono de 500 bolivianos mensuales, a pesar de que llevan días en vigilia sin la atención del Gobierno nacional.

La protesta "continúa hasta las últimas consecuencias. Firmamos un compromiso con los parlamentario para que nos ayuden en nuestra petición", indicó.