Opinión

Noticias falsas, la importancia de saber detectarlas

Carlos Valverde 9/7/2018 04:00

Escucha esta nota aquí

Conocidas las motivaciones de las llamadas ‘noticias falsas’, entregadas el domingo 3 de julio, me permito sugerir o dar algunas ‘claves’ para detectarlas.

a. Desconfiá de los titulares muy ‘vistosos, llamativos, sensacionalistas’; la posibilidad de influir que tiene la noticia falsa es proporcional al tamaño o a la forma en la que va el titular de la misma; mientras más espectacular y exagerado (letras mayúsculas y signos de interrogación o admiración) se vean, más desconfianza se debe poner; mucho más si los titulares contienen textos impactantes, si de por sí te parece mucho o poco creíble, desconfiá, pero no te quedés ahí…

b. Mirá, entrá y revisá el link en el que viene la nota, puede ser, aunque no es muy corriente, que ese link te lleve a una página ‘no verdadera’, te vas a dar cuenta si la revisás y navegás por ella. Si lográs descubrir que la página es falsa, será obvio que la noticia es falsa; compará esa noticia, en esa página con otras noticias del mismo medio de anteriores días o de otro medio, si la noticia no sale en otro lado, lo más probable, es que sea falsa.

c. Si sos asiduo lector de noticias en medios digitales, contrastá la fuente, buscá notas del mismo autor, en estos casos, se trata de verificar si quien escribe es ‘fuente confiable’; si es periodista de medio o independiente, tratá de confirmar que el periodista tiene respaldo y, sobre todo su reputación y consideración entre los medios (opiniones sobre quién escribe, las hay por montones a un solo clic).
Y vale la pena repetirlo, buscá otros reportajes sobre lo mismo, una noticia falsa está destinada a llegar a muchas personas, a causar un determinado impacto, de manera que tiene que estar en otros medios también; si la misma está en varios de ellos, lo más probable es que sea una noticia verdadera; es muy difícil que todos los medios serios caigan en el engaño.

d. Sabemos que la forma con la que se presenta una noticia es cada vez menos rígida, menos formal, aun así, siempre hay un formato que se sigue, de manera que los diseños ‘raros’, los errores ortográficos, las palabras mal utilizadas (dan lugar a interpretaciones diversas) pueden ser noticias falsas, salvo las revistas o páginas satíricas que son conocidas, donde el “juego” de palabras y frases busca, precisamente “salir de lo común”; pese a ello, si no se conoce el medio, es casi una obligación desconfiar (buscá sobre periodismo satírico en Google)

e. Quienes difunden noticias falsas tienen muy buenos expertos en manipulación; así que: cuidate de las imágenes, fotografías o videos, no siempre porque sean falsas, sino porque pueden ser “sacadas de contexto” así las fotos sean auténticas. Si sentís que “hay algo que no te convence”, busca fotos de la misma persona o lugar, a fin de verificar su autenticidad en hecho e imagen

f. Uno de los errores más frecuentes del que recibe y difunde o reenvía una noticia falsa, es que no comprueba la fecha de la misma; puede ser que la noticia sea verdadera pero que el hecho, si bien ya pasó, puede tener el objetivo de hacer daño o distorsionar una determinada situación o a una o un grupo de personas, de manera que, sin apresurarse a reenviar, debe confirmarse la actualidad de la fecha.

g. Cuando buscás una noticia o hecho, probablemente lo hacés por uno de los navegadores conocidos; si tu intención es verificar una noticia probablemente falsa, debés tratar de encontrar datos de lo que se muestra como noticia, lo que la “rodea”; si no encontrás antecedentes o hechos que lo rodean, buscá especialistas o páginas especializadas que puedan referirse a ese mismo hecho a la generalidad del mismo; si no las encontrás, probablemente esa no sea una noticia sino una ‘Fake News’.

h. De la jugarreta o travesura a la noticia falsa, no hay mucha diferencia; una broma bien hecha busca también engañar, aunque no hacer daño; si una noticia te causa gracia, pero a la vez dudas, volvé a buscar de la misma manera; hoy ya se sabe que no todo lo que sale en los medios o se recibe en mensajes es cierto; es casi una obligación estar atento y verificar lo que genera alguna duda.