Escucha esta nota aquí

Carlos Hugo Valdés
Publicista & productor de modas

El show de las Magníficas se reinventa, una vez más, dando un giro conceptual con cuadros más simbólicos que alegóricos, en los que el escenario, coreografía, vestuario y modelos dialogaron perfectamente creando un Imaginarium de manera  artística, original e impactante. 

1. La escenografía pasó de las decoraciones alegóricas a escenarios más simbólicos y abstractos, creando un ambiente estético y original, propicio para que brille el tema y las modelos.

2. Los bailarines se transformaron en una antesala ideal, llegando a un punto sublime con la coreografía de las bailarinas de Bellart, que se trasformaron en un escenario vivo; también se vio una sensación surrealista y futurista en el mix entre escenografía móvil y bailarines.

3. La sensualidad se reinventó a través de vestuarios en  fluidas telas translúcidas que pronunciaban los movimientos dejando entrever los esbeltos cuerpos, dando rienda suelta a la imaginación.

4. Las 40 magníficas mostraron cuerpos espigados, tonificados y una sensualidad fresca y encantadora. La beniana Alison Roca se encargó de rescatar la actitud arrolladoramente distintiva de las top de siempre, robándose el show en cada una de sus presentaciones en el escenario.

Carlos Hugo Valdés (Publicista & productor de modas)