Escucha esta nota aquí

La Unidad Operativa de Tránsito desplegó 31 efectivos en la terminal Bimodal para realizar controles tales como el test de alcoholemia, verificar que conductores cuenten con su respectivo relevo para cubrir las rutas y recabar quejas de los usuarios.

“Estamos realizando un control a los conductores para verificar que lleguen en buenas condiciones y no en estado de ebriedad”, explicó el comandante de la Unidad de Tránsito de la Bimodal, mayor Víctor Benavides a EL DEBER.

Los uniformados también recogen quejas de los pasajeros por cualquier anormalidad en el transcurso del viaje y controlan que cada bus cuente con el conductor titular y su respectivo relevo.

Los controles se extenderán durante toda la jornada y por la noche se realizará una inspección mecánica de los motorizados.

De momento, según Benavides, no se identificó ninguna anormalidad y los controles se intensificarán por las fiestas de fin de año con personal de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) para prevenir cualquier delito.