Cerca de 40 árbitros de fútbol de salón anunciaron la toma del coliseo Jhon Pictor Blanco la noche de este miércoles (19:30). La medida es para exigir seguridad a los dirigentes de la Asociación Departamental de Fútsal, por las agresiones sufridas la semana pasada en la final de un torneo de menores.

TAMBIÉN PUEDES LEER: Torneo sub-10 terminó en pelea campal entre padres

"No es posible que el paro nacional que llevamos no se cumpla en Santa Cruz. Agredieron a nuestros colegas porque no había ni un policía. Esa tarea es de los dirigentes. Solo pedimos seguridad para que no se vuelva a repetir. Están esperando que ocurra algo muy grave para recién tomar las medidas necesarias", afirmó a DIEZ uno de los colegiados.

El pedidos del Colegio Nacional de Árbitro es que exista seguridad en los campeonatos locales y nacionales en sus diferentes categorías. El 17 de este mes, un torneo sub-10 terminó en pelea campal en Santa Cruz. Los padres primero agredieron a los jueces y después se pelearon entre ellos.