Escucha esta nota aquí

Al menos 766 personas murieron durante las últimas semanas por la ola de calor que sacude los estados de Telangana y Andhra Pradesh, en el sureste de la India, aunque los termómetros descenderán levemente en los próximos días, informaron hoy fuentes oficiales.

El vicegobernador de Andhra Pradesh, Nimmakayala Chinarajappa, situó en 551 el número de muertes registradas hasta ayer en el estado por las altas temperaturas, que en Telangana causaron otras 215 desde mediados de abril, según dijo a Efe un portavoz del departamento regional de Gestión de Desastres, B.R. Meena.

En declaraciones a periodistas, Chinarajappa pidió a la población que extreme las precauciones frente a la actual ola de calor y recordó que el Gobierno ha anunciado compensaciones de unos 1.564 dólares para las familias de los fallecidos.

La mayoría de las víctimas mortales de Telangana se encontraban en la calle durante las horas más calurosas del día y muchos de ellos eran jornaleros que murieron deshidratados, explicó Meena.

"No hay nada que podamos hacer", aseguró el portavoz, quien añadió que aunque han realizado una campaña para concienciar a la población, al final son ellos los que tienen que hidratarse o quedarse en casa cuando el sol golpea con más fuerza.

Por su parte, Tulsi Rani, del departamento de Gestión de Desastres de Andhra Pradesh, manifestó a Efe que los fallecidos superaban en general los 50 años e indicó que la ola de calor comienza a dar un pequeño respiro, con temperaturas que no superan los 45 grados.

Durante la última semana se han disparado los termómetros en toda la India, sobre todo en la franja que cruza el país de noroeste a este, donde se han registrado temperaturas medias por encima de los 40 grados centígrados.