Escucha esta nota aquí

Por al menos un año ha sido postergada la compra del segundo satélite para el país. La coyuntura económica internacional ocasionó que se difiera ese proyecto, explicó el director de la Agencia Boliviana Espacial (ABE), Iván Zambrana.

"El cronograma se ha desplazado por lo menos un año, el año siguiente. Hubieron muchas razones, la coyuntura económica internacional es la principal", sostuvo, según declaraciones recogidas por ABI.

Detalló que la baja el precio de las materias primas (petróleo) y la relación fluctuante en el cambio del euro respecto al dólar "aconseja esperar un poco" antes de cerrar un contrato para la construcción de un nuevo satélite, con el propósito de encontrar condiciones financieras más favorables para el país.

Se proyecto en un principio que su costo fuera cerca de 190 millones de dólares, pero se prevé que ese monto baje hasta 30% si se aguarda una coyuntura internacional más estable, precisó el titular de la instancia estatal.

El nuevo satélite, el segundo para Bolivia, medirá la composición del suelo, explorará recursos, tales como: agua y minerales a poca profundidad, además de ayudar a mejorar la salud de los cultivos. Para eso se identificaron 50 posibles usuarios nacionales.

En 2013 el país lanzó su primer satélite, Túpac Katari, que costó 302 millones de dólares, y se prevé que la construcción del segundo demore al menos unos 25 meses, para luego lanzarlo y ponerlo en órbita.