Escucha esta nota aquí

Ocho días de huelga llevan los trabajadores de la empresa Manaco en Cochabamba, tras la toma de esas instalaciones y un bloqueo de caminos que protagonizan sus esposas en la ruta que une a esa región con La Paz. 

Según los datos del ministerio de Trabajo, se emprendió negociaciones para iniciar el diálogo entre los trabajadores y los representantes de la empresa. La primera reunión se realizó el viernes en Cochabamba, pero ésta quedó en cuarto intermedio sin ningún avance.

El pasado lunes 6 de abril, los empleados de esta fábrica ingresaron en una huelga de brazos caídos y el viernes 10 determinaron tomar las instalaciones. Se denuncia que los ejecutivos de la empresa determinaron el cierre de dos secciones de la planta: curtiembre húmeda y curtiembre seca.

Los empleados temen que poco a poco se vayan cerrando una a una las unidades que están ubicadas luego del área de curtiembre húmeda, como ya ocurrió con la seca. El laudo arbitral de la Jefatura de Trabajo de Cochabamba instruyó negociaciones entre partes para reactivar esa unidad, porque su cierre afecta las fuentes de trabajo.

Hasta la fecha ya existen 42 talleres de tercialización de labores dependientes de Manaco, con entre 5 y 40 empleados subcontratados, cada una. No gozan de beneficios sociales e instruyó sanciones, según la Jefatura de Trabajo.