Escucha esta nota aquí

El presidente Evo Morales puso en cuestión las declaraciones del Canciller de Chile, Heraldo Muñoz, y puso en duda si el diplomático necesita un psiquiatra, tras su reacción ante el apoyo que los mandatarios de Venezuela y Ecuador brindaron a la causa marítima de Bolivia en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya.

"No se si hay que conseguir un psiquiatra a Muñoz, no sé si vamos a aportar para que cuente con un psiquiatra. No es tiempo de oligarquías, es tiempo de los pueblos", aseveró el jefe de Estado en Palacio de Gobierno. 

Conoce más: Muñoz pide a Maduro no comprarse aún traje de baño

"Ojalá hermano Evo (Morales) que 2025, cuando vengamos a celebrar los 200 años de la fundación de Bolivia (...) podamos ir juntos a cumplir el sueño de (Hugo) Chávez: a bañarnos en el mar soberano de Bolivia en el Pacífico", dijo Nicolás Maduro durante su estadía en el país.

A lo que Muñoz pidió al titular venezolano que "no se compre traje de baño todavía"; mientras que el ministro del Interior de Chile, Jorge Burgos dijo que "no es necesario que países amigos nos den recados. No es necesario". 

Lee también: Piden a Maduro y Correa no enviar recados a Chile

Morales señaló que "Chile tiene que estar convencido que ya no estamos en tiempos de invasión, de chantaje, estamos en temas de complementación. Ha chantajeado a Perú y ha fracasado. Chile no tiene ningún argumento".

Explicó que si quiere, el Gobierno de la presidenta Michelle Bachelet, también puede amenazar al papa Francisco y al secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, quienes respaldan, junto con otras personalidades, la causa marítima. 

Puedes ver: Evo ve como una mamada ofertas de mar de Chile

"Lamento mucho que algunos no se ubican en este nuevo siglo, siguen conservadores con la mentalidad de antes. Felizmente con el trabajo conjunto eso fortalece nuestra unidad", agregó el presidente en conferencia de prensa. 

Anticipó además para diciembre una reunión con el equipo jurídico y otros asesores del Gobierno en la Demanda Marítima que se sigue en La Haya, frente a la nueva estrategia de encara Chile, de mostrarse como un país amigo y hacer creer que Bolivia sí tiene acceso al mar.