Escucha esta nota aquí

Los 94 trabajadores de la Empresa Siderúrgica Mutún (ESM) se cansaron de esperar que les cancelen su salario atrasado de tres meses y este martes ingresaron en una huelga de hambre en instalaciones de la Defensoría del Pueblo de Puerto Suárez. 

Los obreros amenazan con retomar el bloqueo de la carretera bioceánica, que une al país con Brasil,  a fin de presionar al Gobierno para el pago de haberes. 

"Nos dijeron que hasta las 18:00 de ayer (lunes 24 de agosto) iban a solucionar el problema y no tuvimos respuesta. Anoche determinamos ingresar en una huelga de hambre y desde mañana bloquearemos", explicó a EL DEBER el representante de los trabajadores Mario Bustillos. 
 
El delegado dijo que la empresa está paralizada y las puertas están con candados. "No existen recursos para continuar con las operaciones", indicó. 

Según el representante de los obreros, la deuda de la empresa con ellos es de un millón y medio de bolivianos por concepto de sueldos.

Los trabajadores iniciaron el reclamo el 28 de julio y tras reiteradas cartas al Ministerio de Minería pidiendo una solución, el ministro César Navarro prometió el 17 de agosto la cancelación de salarios.

"Se está haciendo la gestión para contar con la disponibilidad financiera y cumplir con nuestras obligaciones sociales", manifestó mediante una carta.