Tiene sólo 10 años y es ya una mente brillante. Diego Condori, es el niño prodigio que desde Sucre viajará hasta la sede de la NASA, en Estados Unidos, para demostrar que tiene talento. 

Desde muy pequeño, Diego tiene afición por la tecnología y a sus siete años ya conocía de robótica. A su corta edad, ha ganado dos concursos de la ciencia que trata de los robots, reporta la red Erbol.

Diego además toca música y, gracias a ello, ha construido un robot pianista. Este niño extraordinario, postuló a la beca de la NASA mediante la categoría de logro académico. Realizó dos proyectos: cómo eliminar la basura espacial y el robot que tiene cuatro motores, ocho dedos y toca el piano.

Los tutores bolivianos de su proyecto de la NASA destacan las cualidades de Diego, quien dice ya tener decidido a lo que se dedicará en el futuro: la mecatrónica, aquella disciplina que combina varias ingenierías en una sola para diseñar robots y productos que faciliten complejos procesos al ser humano.

El prodigio es afectuoso, solidario y comunicativo. Diego Condori, quien cuenta con el respaldo de su familia y el aliciente de sus compañeros, tiene un consejo para los niños y jóvenes: "pueden ser lo quieran, lo importante es que estudien”.