Escucha esta nota aquí

La naturaleza parece haber tenido un capricho especial al dar forma a las alturas de Zhangjiajie, en el oeste de la provincia china de Hunan, moldeando sus montañas como columnas mágicas de piedra y verde, y sembrando los parques naturales del área de Wulingyuan con más de 1.400 variedades de plantas y 110 especies animales.

La espesa niebla que cubre las partes más altas de sus innumerables y espigadas montañas envuelve de misterio una zona turística que cobró fama mundial por por haber inspirado uno de los paisajes más hermosos de la  luna Pandora, en la película Avatar. En algún momento durante la creación el proyecto de ese filme, el director, James Cameron, puso la mirada en este enclave declarado por la Unesco Patrimonio de la Humanidad en 1992 y decidió darle un toque, digamos, extraterrestre.

En Zhangjiajie, unas 3.000 moles de formas kársticas que llegan a alcanzar 1.500 metros de altura siembran como agujas de gran tamaño el parque forestal y los árboles y plantas salpican sus cimas y laderas. En Pandora, las moles de piedra flotan eternamente envueltas en un fenómeno electromagnético, gracias a que están compuestas principalmente por el valioso mineral superconductor unobtanio.

Para desafiar el vértigo
Las paredes de las montañas son perfectas para practicar la escalada y sus 300 km de rutas permiten practicar el senderismo de una zona a la que se accede por teleférico y tras un viaje de una hora en automóvil desde Zhangjiajie, una moderna ciudad de 1,7 millones personas fundada hace tan solo 30 años.

Parte del parque es el lago Baofeng, con aguas verdes como el jade y un hermoso paisaje natural rodeado de montañas y cascadas que se puede contemplar durante un paseo en barco.

Zhangjiajie presume también de la montaña de Tianmen (Puerta del Cielo), una de las más bellas del mundo y de 1.500 m de altura, y a la que se accede en el teleférico más largo del mundo.

El viaje hasta la cima tiene impresionantes vistas y acantilados de vértigo, con dos pasarelas de cristal que rodean la montaña. El descenso culmina la experiencia por la carretera de las 99 curvas.

Dos de los acantilados de esta montaña están unidos por el puente de cristal, una obra de ingeniería de 430 m de longitud y 300 de altura desde la que se admira la naturaleza en Zhangjiajie y que desde su inauguración, en agosto de 2016, ha sido visitado por 65 millones de personas.

Para desafiar el vértigo

Zhangjiajie, una de las zonas mas visitadas de China, quiere abrirse al mundo y promocionarse como punto turístico, y convertir la ciudad, con modernas infraestructuras y un enclave natural único, en el destino más importante del país asiático.

Guo Zhenggui, secretario general del Partido Comunista Chino en la municipalidad, comenta que Zhianjiajie “quiere ser una ciudad verde” y la forestación alcanza el 70% de su espacio y quiere elevar ese porcentaje.

Agrega que “nuestra puerta está siempre abierta. El año pasado nos visitaron 70 millones de turistas nacionales pero tenemos que mejorar las necesidades del turismo internacional”.

El enclave, en la provincia central de Hunan, cuna de Mao Zedong, tiene una línea ferroviaria que lo une con el norte del país.
Sin embargo, es más fácil llegar desde Beijing  avión al aeropuerto local. Para ir a los sitios turísticos, la forma más rápida y económica es el taxi, o un bus hasta Zhangjiajie. De ahí, un minibús a Wulingyuan cobra 10 yuanes.

 

2. Fauna, flora y mucho más. Las cimas verdes contrastan con el tono rojizo que adquiere la piedra con la luz del atardecer. La zona es Patrimonio de la Humanidad desde 1992.
4. Solo para valientes. Dos pasarelas con piso de cristal rodean la montaña Tianmen, una de las más hermosas del planeta.

5. Transporte a las nubes. El teleférico más largo del mundo es una de las vías para llegar rápidamente a la cima de Tianmen.

6. La ruta de las 99 curvas. La sinuosa ruta para vehículos familiares y turísticos lleva de regreso a la ciudad de Zhangjiajie

7. La visión de James Cameron. En el filme Avatar, las montañas verticales flotan por un fenómeno electromagnético y su composición química.