Escucha esta nota aquí

Una mujer, de entre 27 y 30 años de edad, fue encontrada muerta ayer a un lado del camino entre las localidades fronterizas de Puerto Quijarro y Puerto Suárez, provincia Germán Busch.

El cuerpo de la infortunada mujer yacía semioculto entre la espesura del monte. Vestía un short color blanco, una blusa morada y un saquito color azul. A un lado había un bolso color rosado con ropa y no portaba documentos de identidad

Agentes de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) de la jurisdicción realizaron el levantamiento legal del cadáver a las 10:00 de este viernes y lo trasladaron a la morgue del hospital Príncipe de Paz, de Puerto Quijarro, para la correspondiente autopsia de ley.

El médico forense comprobó que la causa de la muerte fue una asfixia mecánica por sofocación y que había sido violada de forma brutal por sus agresores.

El capitán Abraham Ruiz, director de la Felcc en la zona, manifestó que en la jornada de ayer no apareció ningún familiar o amigo a reconocer los restos, cuyas señas particulares por las que puede ser identificada son sus tatuajes.

Ruiz describió que el cuerpo de la muchacha tiene grabado el nombre de Tiago en la espalda, una mariposa en el omóplato derecho y un corazón flechado cerca del tobillo.

Extremada violencia
Sabino Guzmán, comandante departamental de la Policía, informó de que la infortunada mujer fue vejada sexualmente y después le apretaron el cuello, a deducir por las marcas en la piel. Además, le colocaron una bolsa, aparentemente, de plástico en la cara para asegurarse de que no respirara, agregó la autoridad policial.

No hay dudas de que el hecho de sangre se produjo en horas de la noche del jueves o por la madrugada de ayer.

El capitán Ruiz informó de que su unidad inició la investigación con un interrogatorio a vecinos en los alrededores de donde se encontró el cuerpo para averiguar si alguien vio algo fuera de lo normal.

Los detectives tomaron muestras de las huellas digitales de la víctima que serán analizadas en un laboratorio de la Policía boliviana y en otro de Brasil, pues no se descarta que la mujer sea oriunda de ese país