Después de más de dos meses de seguimiento, el equipo del Grupo de Investigaciones de Sustancias Químicas (Gisuq), de la regional antinarcóticos, detuvo un cargamento de precursores que estaba a punto de ser llevado a un laboratorio de cristalización de cocaína.

Al mando del jefe operativo del Gisuq, Henrry Porcel, los agentes antinarcóticos detuvieron en el municipio de Urubichá, zona de Guarayos, un camión donde se encontró ácido metílico, ácido sulfúrico, soda cáustica, cloruro de carbono y amoniaco.

Al momento de la intervención, una de las dos personas que estaba al mando del motorizado intentó darse a la fuga, lanzándose al río Blanco; sin embargo, los policías tuvieron que socorrerla, ya que en su afán de huir casi termina ahogada.

El fiscal que está a cargo de la investigación, Roberto Ruiz Pizarro, precisó que el golpe dado por el Gisuq evitó el refinamiento de pasta base de cocaína y que, a juzgar por la cantidad de precursores, se puede pensar en un megalaboratorio.

Afectación económica
Considerando la cantidad de sustancias químicas, líquidas y sólidas encontradas en este operativo, los agentes señalan que los narcotraficantes estaban en capacidad de refinar más de 200 kilos de pasta base de cocaína, que en el mercado local tiene un valor superior al medio millón de dólares.

Basado en las declaraciones de los detenidos, que debían cruzar el cargamento por el río Blanco e internarlo al laboratorio, un grupo de agentes de la Felcn continúa en la zona para llegar hasta este sitio