Escucha esta nota aquí

Con el volumen de la música al máximo, disparó contra su hermano y ocultó su cadáver. Después se dispuso a esperar a su próxima víctima. Eran las 16:00 del lunes. Tres horas después, cuándo llegó su padre, le disparó con la misma escopeta. No fue hasta la madrugada, que la madre descubrió ambos cuerpos y la tranquilidad del barrio San José Obrero, de Santa Cruz, se vio alterada.

A las 04:30 de este martes, los gritos desesperados de la mujer dieron cuenta de la tragedia: su hijo de 17 años había disparado contra su hermano menor, de 14, Jaime Arnold Nogales Aguilera, y contra su padre, Jaime Nogales Orellana, de 62, arrebatándoles la vida. 

El presunto parricida y fraticida había planeado todo con anticipación, según los informes del Ministerio de Gobierno y la Policía. Tras cometer el doble crimen se dirigió a la estación más cercana y denunció que su padre y su hermano habían sido secuestrados, incluso mostró un mensaje de texto en el que se pedían 70.000 dólares por el rescate.

Sin embargo, la Policía detectó con rapidez que se trataba de un engaño y que el joven mentía, por lo que quedó aprehendido, junto a un supuesto cómplice. 

“El doble asesinato ha sido cometido por el hijo mayor de esta familia”, informó este martes, en conferencia de prensa, el ministro de Gobierno, Carlos Romero. La autoridad dijo que el menor justificó su accionar con una historia de violencia en su contra de parte de su padre, "pero esto no explica que su hermano tenga que pagar los malos tratos", agregó. Los móviles aún se investigan.

Con tres horas de diferencia

El informe oficial señala que la muerte de ambas víctimas es a causa de un trauma de tórax provocado por el proyectil de un arma de fuego que dañó órganos vitales, en ambos casos la muerte del padre y del hijo fue casi instantánea. 

La hora de la muerte de la primera víctima, el hermano menor, de 14 años, fue a las 16:00 horas, mientras que su padre perdió la vida a las 19:00. 

Los vecinos no escucharon los disparos debido a que el presunto asesino decide hacer bulla con un aparato de música. “Lo espera al padre hasta que éste quiere bajar el volumen del receptor, es ahí donde lo victima y oculta los cadáveres”, informó a medios de comunicación el comandante de la Policía de Santa Cruz, coronel Sabino Guzmán.

Siguen las investigaciones
?

El coronel Juan Carlos Ramos, director de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc), informó que la madre de la familia Nogales Aguilera y todas las personas que se encontraban en el cercanías del lugar al momento del hallazgo de los cadáveres ya prestaron declaración. 

El menor, y un presunto cómplice, se encuentran aprehendidos en la celda de la Felcc. 

La edad de imputabilidad en Bolivia es a partir de los 14 años, según señala el Código Niña, Niño y Adolescente, vigente desde julio de 2014.