Escucha esta nota aquí

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se tornó ayer el centro de una avalancha de críticas de aliados y opositores en su país, luego de la conferencia de prensa que siguió a su cumbre con el líder ruso Vladimir Putin.

“Peligroso y débil”, “vergonzoso”, “al borde de la traición”, fueron algunos de los comentarios que generó en el escenario político estadounidense el desempeño de Trump en la conferencia de prensa realizada en Helsinki, Finlandia.

El presidente de la Cámara de Representantes del Congreso, el republicano Paul Ryan, apuntó en una nota que Trump “debería apreciar que Rusia no es nuestro aliado”.

“No hay una equivalencia moral entre Estados Unidos y Rusia, que sigue siendo hostil a nuestros valores básicos e ideales”, agregó.
El titular del partido Demócrata en el Senado, Chuck Schumer, apuntó que,  con Putin, Trump exhibió un comportamiento “peligro y débil” ante un adversario como Rusia. “En toda la historia de nuestro país, nunca los estadounidenses vieron a su presidente apoyar a un adversario de EEUU como @realDonaldTrump ha apoyado al presidente Putin”, expresó Schumer.

Los legisladores no escondían su irritación por el gesto de Trump de aceptar la palabra de Putin negando cualquier injerencia de Rusia en las elecciones presidenciales de 2016, como afirman los servicios de inteligencia.

Para el senador republicano John McCain, “la conferencia de prensa de hoy en Helsinki es uno de los desempeños más vergonzosos de un presidente estadounidense que podamos recordar”.

“Ningún presidente anteriormente se ha humillado de forma más abyecta ante un tirano” que Trump, afirmó McCain.

 Otro senador republicano, Jeff Flake, apuntó de su lado que el desempeño de Trump fue "vergonzoso. “Nunca pensé que viviría para ver a un presidente estadounidense subir al escenario con un presidente ruso, y culpar a EEUU por una agresión de Rusia. Es vergonzoso”, afirmó en Twitter.

Trump había ingresado a la cumbre culpando a la “estupidez” de sus predecesores por dejar hundir las relaciones bilaterales hasta los niveles actuales.

El legislador demócrata Jimmy Gomez fue aún más allá y apuntó que el mandatario había llegado a los límites de la “traición”.

“Aliarse con Putin contra los servicios estadounidense de inteligencia es asqueroso; pero no defender a EEUU está al borde de la traición. Todos los estadounidenses deberían estar preocupados”, apuntó.