Escucha esta nota aquí

El deslizamiento en la carretera hacia Caranavi (La Paz), que se ha cobrado la vida de al menos 17 personas, no solo ha dejado incomunicado al municipio paceño, sino que empieza a sentir desabastecimiento de alimento y agua potable, así lo ha indicado su alcalde, Daniel Paucara.

El burgomaestre de Caranavi, en un contacto con radio Panamericana, explicó que en estos momentos el municipio paceño se encuentra incomunicada por que los caminos están intransitables. El único acceso hacia Caranavi es a través de la vía aérea.

"Estamos pidiendo ayuda a la gobernación de La Paz y al Gobierno central, no hay agua potable, hay desabastecimiento de combustible en el municipio de Caranavi. Si en tres días estamos sintiendo el desabastecimiento, en cuatro días será calamitoso, pedimos que nos puedan ayudar con alimento no perecedero", indicó Paucara.

Agregó que las lluvias también han afectado a diez urbanizaciones del área urbana de Caranavi, sabe que hay familias damnificadas que han perdido sus hogares, ante esta situación aguarda que Defensa Civil pueda prestar la ayuda necesaria.

"Apelamos a Defensa civil que nos ayuden con vituallas para las personas afectadas, algunas casas se han derrumbado en el área urbana, estamos cuantificando el daño, de a poco nos van llegando informes de nuestros coordinadores, Defensa Civil ha realizado un informe, pero no es suficiente", explicó.  

El pasado fin de semana un deslizamiento sobre la carretera que conecta a Caranavi con La Paz se vio afectada por una masa de tierra que dejó intransitable la ruta. De acuerdo con el Ministerio de Defensa, los deslizamientos sobre el sitio continúan activos y obliga a que los trabajos que se hacen en el lugar se vean suspendidos temporalmente.

El Gobierno estima que la ruta permanecerá obstruida por lo menos unas dos semanas, en este sentido habilitarán vuelos solidarios para las personas que se encuentran varadas en la carretera. Este martes, a través de un comunicado, informarán el precio de los vuelos solidarios.

Deslizamiento activo 

El primer derrumbe ocurrió el pasado sábado en la mañana cuando un gran bloque de tierra humedecida por las lluvias recientes se desprendió sobre la carretera y afectó a varios vehículos en el sector llamado puente Armas, en la carretera hacia Caranavi.

Un segundo deslizamiento se registró el domingo cuando varias personas intentaban cruzar a pie por el lugar, en plenas labores de la estatal Administradora Boliviana de Carreteras (ABC) para retirar la tierra del primer derrumbe.

En videos difundidos en redes sociales se observa a la gente huyendo a la carrera del lugar entre gritos, además de una excavadora volcada en medio de una gran masa de tierra.