Escucha esta nota aquí

Tras conocer la muerte de Ovidio González, la Diócesis católica de Pereira, ciudad en la que fue realizado el procedimiento, alertó que poner fin a la vida de las personas "disminuidas, enfermas o moribundas, es moralmente inaceptable" y un "acto homicida".

En la edición del diario El Tiempo, el hijo de Ovidio González, que como caricaturista usa el nombre de "Matador", publicó una viñeta dedicada a su padre en la que aparece portando dos maletas y diciéndole a la muerte que "muere por viajar".

A través de su cuenta de Twitter y bajo el eslogan "por el derecho a morir dignamente", también retuiteó una imagen de su padre abrazado a la muerte, la cual le dice: "a descansar don Ovidio".

Ningún otro país de América Latina ha llegado tan lejos en el derecho a una muerte digna, algo que contrasta con la liberalidad demostrada por algunos países de la región respecto a otros asuntos también polémicos como el aborto, el matrimonio homosexual y la despenalización de las drogas.

Esta práctica se expande en Europa y Estados Unidos donde diversas organizaciones reclaman por los derechos de los pacientes a una muerte digna.