Opinión

Cara a cara

El Deber Hace 1/19/2019 11:20:00 PM

Tras ser concebida durante una cumbre celebrada en Cuzco (Perú) en diciembre de 2004, la Unasur quedó finalmente constituida el 23 de mayo de 2008 en Brasilia (Brasil) como la comunidad política y económica de 12 países sudamericanos y como “un gran paso superador de la concertación y la integración para consolidar la región como una zona de paz, democrática y respetuosa de los derechos humanos”. Dicha comunidad representa, en conjunto, más de 400 millones de habitantes equivalentes al 68% de la población en América Latina.

En la actualidad, bajo la presidencia pro tempore de Bolivia, el bloque regional puede estar en sus estertores finales por la crisis profunda e irreversible que le afecta desde mediados de 2018, cuando seis países miembros (Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Perú y Paraguay) en desacuerdo con su funcionamiento fuertemente ideologizado, decidieron apartarse y analizar posibles cursos de acción. En tal sentido, Colombia y Chile acaban de anunciar la creación de Prosur, como un mecanismo de coordinación de políticas públicas en defensa de la democracia, de la independencia de poderes y la economía de mercado. De paso, el naciente organismo se convertiría en el sepulturero de Unasur...

Con el infortunio de la Unión, quedará sin estreno la monumental y costosa sede de su parlamento que el Gobierno boliviano mandó construir en San Benito, a 40 kilómetros de Cochabamba, gastando sin pestañear más de $us 60 millones. En su inauguración, el presidente Evo Morales la bautizó como la ‘Casa Grande de Suramérica’, que, por ahora, alberga fiestas de promociones, matrimonios y otros eventos, recomendándose a los asombrados y felices usuarios cuidar y no ensuciar las suntuosas instalaciones. En Ecuador, donde funciona la sede permanente de la Secretaría General del maltrecho organismo y que costó $us 45 millones, el presidente Lenin Moreno pidió su devolución para convertirla en una universidad indígena. Así, el despilfarro de recursos se siente menos...