Opinión

...Cara a cara

PEDRO RIVERO JORDAN Hace 12/3/2017 10:07:00 AM

Escucha esta nota aquí

Un año, nueve meses y 12 días después, los bolivianos volveremos a votar. La última vez fue por el referendo del 21-F. Entonces consideramos que se trataba de una ‘votación crucial’ para definir el perfil de la democracia boliviana en las próximas décadas. El No rotundo de esa consulta se lo quieren pasar por el forro los que dicen respetar la voluntad del soberano y luego mienten sin siquiera pestañear.  Y cuando el crepitar de las tensiones desatadas es más audible por el ‘silencio electoral’, este domingo serán elegidas las nuevas autoridades judiciales. Imposible no evocar los resultados que, hace seis años, arrojó un proceso similar para la maltrecha justicia boliviana. El experimento fue un desastre y hoy se repite la fórmula. Pero vamos a votar. Hay que hacerlo con el mejor espíritu democrático para que otros no decidan por nosotros.

Los influyentes periódicos El País (España) y La Nación (Argentina) dedican sendos editoriales al afán pernicioso del presidente de Bolivia de perpetuarse en el sillón del Palacio Quemado. “Evo Morales encabeza la cada vez más autoritaria administración de su país... para él, la democracia supone su permanencia personal constante en la cima del poder de Bolivia. Se considera indispensable e insustituible. Esto, para la región, constituye una dura regresión y un rechazo durísimo al andar en democracia”, escribe en partes El País. Según La Nación, Morales ha cometido “un tremendo error” con su decisión de aferrarse al poder... Ha decidido sacrificar los logros de su gestión siguiendo el mismo manual populista utilizado por Nicolás Maduro en Venezuela... Morales, sin duda, ha hecho historia en Bolivia. Ahora debe entender que su tiempo toca a su fin y tiene que respetar la ley. Ojalá que quienes nos gobiernan sean capaces de reflexionar serena y profundamente sobre estos temas.