Escucha esta nota aquí

El arsenal de armas de uso militar que el Ministerio Público presentó como prueba fundamental para sustentar el juicio por terrorismo a 39 procesados, está en el depósito de algún lugar, pero ninguna autoridad relacionada con el caso dice saber dónde, es más, evitan referirse al tema.

Antes de que el coronel de Ejército?Germán Cardona saliera del país rumbo a España en busca de refugio, se conoció en audiencias del caso terrorismo que las armas, por seguridad, eran depositadas como custodia en la Octava División de Santa Cruz cuando el Tribunal decretaba receso por una o dos semanas.

El comandante de la Octava División, general José Raimundo Zapata, dijo desconocer de ese armamento cuando se le consultó si el arsenal era guardado en esas instalaciones después que el tribunal decretaba receso.

El general Zapata explicó que en la unidad existen armas de uso militar producto de incautaciones realizadas por la Policía y que están debidamente precintadas porque responden a procesos.
Manifestó que en el caso terrorismo, si las armas son de uso militar, también tendrían que ser custodiadas en esa unidad porque así dice la norma.

Por su parte, el fiscal Sergio Céspedes, principal acusador del caso terrorismo 1, descalificó las revelaciones del coronel Cardona, indicando que no es un militar de honor porque cometió un absurdo al autocalificar un informe como ultrasecreto con el único propósito de dañar la imagen de las Fuerzas Armadas.

Consultado sobre el paradero de las armas que son objeto de prueba clave en el juicio por terrorismo, dijo que desconocía el tema y que era atribución de los jueces integrantes del tribunal.

A su vez, el presidente del Tribunal Primero de Sentencia de La Paz, Sixto Fernández, indicó que no se referirá al tema porque si emite una opinión sobre el paradero de esas armas, ya estaría adelantando criterio que podría ser malinterpretado.

Hay cuestionamientos
Los acusados de terrorismo y sus abogados aseguraron que pedirán al tribunal que se exhiban las armas en audiencia.

El acusado Gelafio Santiestevan manifestó que las declaraciones del coronel Germán Cardona tienen la suficiente credibilidad y lamenta que la Fiscalía se rehúse a tomarlas en cuenta en este proceso. “Desde hace casi seis años nosotros venimos diciendo que esas armas fueron plantadas y que salieron de un organismo gubernamental. Ahora, el coronel Cardona lo confirma, no lo dice cualquier persona, sino un coronel de Ejército, así lo tilden de loco”, manifestó Santiestevan.

Los abogados Otto Ritter y Gary Prado coincidieron en señalar que el material bélico debe estar bien custodiado, pero que el tribunal está en la obligación de exhibirlo en el juicio y señalar el lugar donde lo guarda.

Según el coronel de Ejército Germán Cardona, las armas del caso terrorismo fueron sacadas de la Octava División por personeros del Gobierno para supuestamente armar el caso terrorismo. Sin embargo, estas aseveraciones fueron desmentidas por miembros del alto mando militar y por el Gobierno