Escucha esta nota aquí

Entre los anuncios más sobresalientes que se han realizado en la V Cumbre Nacional de Seguridad Ciudadana, que se lleva a cabo desde el jueves en la ciudad de Cochabamba, es que dentro de un mes las personas que tengan arresto domiciliario podrán salir de sus casas e ir a trabajar portando una tobillera o manilla electrónica.

Jorge Von Borries, presidente del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), dijo que se está analizando si se opta por una tobillera o el brazalete. La primera tiene es más segura, dice, no se la puede quitar con facilidad del pie. Estos dispositivos serán monitoreado mediante el sistema de posicionamiento satelital (GPS, por sus siglas en inglés).

A su vez, el ministro de Gobierno, Carlos Romero, indicó que esta medida ya ha sido instruida por el TSJ y que la demora para su puesta en marcha es administrativa, espera que no demore más de un mes. Explicó que solo falta cotizar qué empresa lo suministrará.

La autoridad sostuvo que con esto se ayudará a ‘desahogar’ los recintos carcelarios porque permitirá que la justicia envíe menos personas con detención preventiva a los penales.

En la misma cumbre de seguridad también se lleva a cabo una feria tecnológica en la que se exponen, entre otras cosas, manillas y tobilleras electrónicas. Hay dos opciones: la primera es que cuando el arrestado quiera cortar o sacar el artefacto de la mano o el pie este enviará inmediatamente un aviso, la otra opción provoca choques eléctricos.

El costo de las manillas es de 200 dólares y el de las tobilleras, 300 dólares. Aún no está claro si el gasto de este dispositivo de seguridad será cubierto por el arrestado o el Estado.