Escucha esta nota aquí

Una turba de mujeres, apostadas desde tempranas horas de hoy fuera del Centro Penitenciario de Palmasola, exige ver a sus familiares dentro del penal, pues a pesar de ser un día de visita, no se les está permitiendo el ingreso. 

Agitando servilletas blancas y otras amarrándose frente a la puerta principal de la cárcel para hacer presión, así protestaron las mujeres, que dijeron estar preocupadas por sus familiares que guardan reclusión, pues manejan datos extraoficiales de que hay más heridos de los que informaron las autoridades.

Las mujeres se sorprendieron luego de saber que no las dejarían entrar hoy, pese a que los días de visita son desde el jueves hasta el domingo. Algunas de ellas aseguran que desde el lunes sus familiares no han comido nada, porque los policías no se los han permitido. EL DEBER intentó confirmar esta versión con autoridades del reclusorio; sin embargo, hasta hoy al mediodía no fue posible.

Varias mujeres aseguran que han dormido fuera de Palmasola, mientras que otras indican que llegaron de madrugada cargadas con bolsas de comida, medicamentos y ropa limpia para entregar a los privados de libertad.

A pesar de que los policías les insisten en poner los nombres a los que van dirigidos los paquetes, las madres y esposas de los reos no confían en que su recado llegue, por ello insisten en querer ingresar.