Escucha esta nota aquí

El Gobierno boliviano dispuso de 52 rescatistas, acompañados de perros amaestrados, que ya cumplen tareas de búsqueda en una de las zonas más afectadas por el sismo de 7.8 grados en la escala de Richter, que golpeó Ecuador el fin de semana. El ministro de Defensa, Reymi Ferreira, adelantó que esta semana se prevé el viaje de otro avión con más ayuda humanitaria. 

Por instrucción del presidente Evo Morales, el ministro de Defensa Reymi Ferreira, se trasladó la noche del 17 de abril hasta el vecino país en un avión Hércules de la Fuerza Aérea llevando 3.000 litros de agua embotellada, media tonelada de medicamentos dotados por el Ministerio de Salud y un equipo de 52 rescatistas del SAR-FAB y el Ejército de Bolivia, además de tres canes rastreadores.

La aeronave arribó a las 06:00 de ayer (07:00 hora boliviana) a la base aérea militar “Ala de Combate Nº 23” de la ciudad ecuatoriana de Manta haciendo la entrega oficial al Ministro del Interior de ese país, José Serrano y una comitiva del Ministerio de Relaciones Exteriores, quienes expresaron sus agradecimientos al gobierno boliviano por la importante ayuda.

Los rescatistas bolivianos trabajan en la zona de Calceta, cerca de Portoviejo, el área más afectada por el sismo. Allí la población está incomunicada por la ruptura del sistema de comunicación, existen cuatro edificios colapsados y ocho muertos, aún se espera encontrar sobrevivientes, declaró el ministro Ferreira.

Para este miércoles, el ministro ya anunció a EL DEBER el viaje de otro avión que llevará agua potable, uno de los elementos básicos que más falta, porque todas las cañerías se han roto, explicó el ministro. Asimismo, se llevará alimentos secos para los damnificados. 

Por ahora se está cumpliendo con la primera fase del trabajo que es el intento de rescate de las víctimas y paralelamente se avanza con la segunda fase que es el dotar de albergue a los damnificados. Luego vendrá una tercera fase que es la reconstrucción de la zona afectada.

Posterior a la entrega de la ayuda boliviana, el viceministro de Defensa Civil Óscar Cabrera, el Comandante General de la Armada, Almirante José Manuel Puente, el Embajador de Ecuador en Bolivia, Ricardo Ulcuango y un grupo de periodistas bolivianos que estaban en la comitiva, recorrieron las poblaciones de Calceta, Costa de Manta y Portoviejo para evaluar las necesidades de las familias afectadas.

El equipo de rescatistas militares bolivianos, del grupo de salvataje SAR-FAB y Satinadores de montaña del Ejército, permanecerán en ese país, en la base de operaciones de la ciudad de Manta, por una etapa inicial de siete días o el tiempo que sea necesario para el apoyo en las tareas de búsqueda y rescate en estructuras colapsadas, señaló el ministro Ferreira.

Las ciudades de Manta, Pedernales y Portoviejo están entre las más afectadas y existe una pérdida de vidas humanas que asciende a más 400, mientras que los heridos superan los 2.000 hasta la fecha.