Escucha esta nota aquí

La decisión de Álvaro García de no ser candidato a la Vicepresidencia en 2019 movió a toda la estructura política del Movimiento Al Socialismo (MAS). Hay un grupo que quiere insistir al vicepresidente para que acompañe a Evo Morales, pero otro sector ya busca a su sucesor. Los oficialistas dicen que este tema se hablará recién al año.   

García Linera quiere regresar a la actividad intelectual y recuperar espacios a favor del MAS en la clase media. El vicepresidente afirmó más de una vez que no será candidato, a pesar de que los movimientos sociales intenten ratificarlo en los congresos. 

“No, ese tema no está en debate. Ya respondí hace varios meses atrás”, remató el vicepresidente en una entrevista a inicios de esta gestión. Luego, descartó hacer caso a los sectores sociales, ya que algunos buscan que considere su decisión y acompañe a Evo Morales. 

El vicepresidente del MAS, Gerardo García, señala que en este tema no hay una decisión oficial y que la posición ideal sería que el binomio masista sea Evo-Álvaro. Aun así, el dirigente oficialista dice que está en análisis la decisión del vicepresidente. 

“En el tema de la candidatura a la Vicepresidencia, todavía existe tiempo para tomar decisiones. El vicepresidente (García) tomó decisiones personales, como también nuestro presidente (Morales). El vicepresidente nos dijo que quiere bajar a las bases, quiere pasar seminarios para fortalecer políticamente al instrumento político. Entonces, eso está  en análisis, después lo veremos y tenemos tiempo todavía. El tema está en análisis”, afirma García. 

El 16 de diciembre de 2017 los sectores afines al MAS se reunieron en Cochabamba para proclamar a Evo Morales como su candidato a la Presidencia. No hubo nada oficial sobre el espacio a la Vicepresidencia, pero el jefe de Estado volvió a calificar a García como alguien “imprescindible” en la administración del Estado. Ese mensaje no movió la decisión del vicepresidente. 

La pugna interna

En las bases sociales ya existe una pugna interna en busca de la candidatura a la Vicepresidencia. La Central Obrera Boliviana (COB) ya salió al paso. Su ejecutivo, Juan Carlos Huarachi, lanzó la idea de que un obrero afiliado a su sector debe ser el acompañante de Evo Morales en 2019.

“Lo que han resuelto los trabajadores (de la COB) es el apoyo para que el presidente (Morales) vuelva a repostular (en 2019) y para que el acompañante, el candidato vicepresidencial, sea un proletario. Esa es nuestra propuesta y debería ser tomada en cuenta”, remarca Huarachi. 

El líder de la COB es aliado del MAS y apoya la repostulación de Morales, a pesar de que el 21 de febrero de 2016 el pueblo negó al presidente y vicepresidente que vuelvan a ser candidatos. A pesar de ese resultado, el Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP) emitió la sentencia constitucional  0084/2017 que habilita al presidente Evo Morales, al vicepresidente Álvaro García Linera y a todas las autoridades electas a repostularse de manera indefinida. La decisión se basó en acuerdos internacionales. 

Las bartolinas, también aliadas al oficialismo, se sumaron al debate sobre la candidatura a la Vicepresidencia. Su ejecutiva, Segundina Flores, se inclina para que sea una mujer —mejor si es indígena o campesina— quien acompañe a Evo Morales. 

“¿Quién no quisiera que un obrero acompañe o tal vez una mujer?, por supuesto. Cuánto no quisiéramos, pero nosotras estaremos ahí analizando la capacidad. Hay que ver quién jala (atrae votos) a la población boliviana”, considera Flores. 

La dirigente añade que está en análisis la decisión que tomó el vicepresidente, pero admite que García les explicó sus razones para no ser candidato. “El hermano presidente (Morales) siempre dijo que es su mejor yunta (acompañante). El tema está en análisis”, remarca Flores. 

Hay dos tendencias
En el MAS existen dos tendencias. La primera que busca mantener a García Linera para que respostule al cargo, mientras que otra quiere un cambio. Sin embargo, García declinó su postulación en reiteradas ocasiones.

El jefe de bancada del MAS en la Cámara de Diputados, David Ramos, dice que no es el momento para discutir nombres del acompañante de Morales y señala que este asunto se discutirá recién al año. Empero, recuerda que entre 1960 y 1964, durante el gobierno de Víctor Paz Estenssoro, un trabajador de la COB asumió la Vicepresidencia por voto popular. Hablaba del extinto Juan Lechín Oquendo.

“Esta propuesta será discutida y analizada, pero hoy no está en agenda de discusión, queremos decir al país que una vez que se tome orgánicamente el análisis de esta situación esta propuesta se analizará en esta instancia y será esa instancia la que tome una decisión”, remarca Ramos. 

Mientras, el viceministro de Autonomías, Hugo Siles, se aferra a la posición oficial del MAS. Dice que no hay debate sobre este tema y que no es tiempo para elegir al segundo candidato del oficialismo. “A raíz de las declaraciones del vicepresidente, hace un año, ha generado en algunos sectores la intención de proponer desde esos sectores la candidatura a la vicepresidencia. Todavía son intenciones porque no hay un tema oficial.

Al interior del Gobierno hay todo un convencimiento de que la candidatura ideal, complementaria y estructural para la agenda 2025 es el vicepresidente Álvaro García, pero él ha manifestado una posición y a raíz de esa posición aparecen intenciones prematuras que no son oficiales, aunque aspiraciones legítimas”, detalla. 

Siles revela que García Linera informó su decisión en gabinete y explicó sus razones. Añade que en ese momento no hubo un debate y solo se limitó a comunicar su posición. Ni el presidente Evo Morales se manifestó. 

En lo personal —dice Siles— que García Linera debe acompañar a Morales porque “es el candidato ideal” que “asegura el propio desarrollo de cambio”. 

Sobre el tema, el analista Daniel Valverde prefiere no oficializar ni a Morales como candidato, ya que se debe esperar si es que el Tribunal Supremo Electoral (TSE) acata los resultados del referendo del 21 de febrero de 2016. “Están en un debate porque hay un escenario que no está definido. La madre de las batallas se definirá cuando el Tribunal Supremo Electoral tenga que definir si acata o no los resultados de 2016.

Cuando ellos lancen el calendario electoral tendrán que establecer la fecha para inscribir candidatos. Por ahí García Linera quiere ser candidato y hacen el amague para conocer posición de grupos, plataformas, presidentes. Queda mucho debate por definir candidatos”, considera. 

El experto argumenta que las decisiones del MAS, incluida la de García, son “globos de ensayos que hacen. Algunos podrían decir que se necesita un joven de la clase media emergente que forma parte de un bolsón de tres millones de electores”.

Mientras, el analista Jorge Lazarte señala que en el MAS existen riñas internas que impiden que García sea el candidato a la Vicepresidencia y considera que existen “diferencias” entre Morales y el vicepresidente. “García Linera siempre ha sido un extraño dentro del propio MAS. Si permanece y se ha podido mantenerse en el poder es porque ha contado con la venia de Evo Morales”, destaca el experto. 

Oposición advierte ilegalidad

Opositores ven que en el MAS no existe una renovación de cuadros y que la idea de perpetuar a Morales y García va en contra de la Constitución y el voto popular. En el oficialismo existen dos tendencias al respecto 

La oposición no quiere comentar sobre la interna del Movimiento Al Socialismo (MAS) para elegir al acompañante de Evo Morales. Dice que es ilegal la reelección del primer mandatario y, por ende, la del vicepresidente Álvaro García Linera. 

El senador Arturo Murillo, de filas de Unidad Demócrata (UD), considera que hablar de las candidaturas de Morales y García es apoyar a la reelección de los mandatarios. 

“El 21 de febrero de 2016 el pueblo se expresó. Dijo no queremos que Evo Morales y Álvaro García sean nuevamente candidatos en las elecciones de 2019. Entonces, hablar sobre estas candidaturas ilegales sería respaldar la reelección indefinida”, remarca Murillo. 
Mientras, el diputado Tomás Monasterio, igual de UD, simpatiza con la posición de Murillo y señala que las candidaturas de Morales y García —que descartó ser postulante a la Vicepresidencia— son ilegales y que son el reflejo de una falta de renovación de cuadros dentro del MAS. 

“Esto te demuestra dos cosas. El MAS, al violar la Constitución y el voto, quiere postular a Evo Morales y Álvaro García a toda costa porque quieren perpetuarse en el poder. Segundo, se ve la falta de cuadros en el MAS, no renovaron porque a la cúpula masista no le agrada que existan perfiles que les hagan sombra”, dice Monasterio. 

García Linera anunció que regresará al campo intelectual para recuperar espacios de la clase media.