Escucha esta nota aquí

A falta de un año para las elecciones presidenciales en Estados Unidos, los republicanos y los sectores más conservadores del país están celebrando este miércoles importantes victorias logradas en los comicios locales que se desarrollaron este martes en estados como Kentucky, Virginia, Ohio y Texas.

En esta jornada electoral a nivel local se votaba a los alcaldes de 300 ciudades, gobernadores de dos estados, legisladores estatales de otros tres estados y varias iniciativas populares, entre ellas la posible legalización de la marihuana recreativa en Ohio.

La mayor derrota la sufrieron los demócratas en Kentucky (este), que habían gobernado 40 de los últimos 44 años, donde su candidato a gobernador, Jack Conway, perdió ante el aspirante republicano, Matt Bevin, cercano al movimiento ultraconservador del Tea Party.

Bevin movilizó al voto conservador apelando a asuntos como el aborto y con su defensa de la funcionaria estatal Kim Davis, heroína nacional de los opositores al matrimonio homosexual.

En Misisipi no hubo sorpresas: el gobernador republicano, Phil Bryant, ganó con facilidad la reelección y los conservadores incrementaron su mayoría en la legislatura estatal.

En cuanto a Virginia, el objetivo del gobernador, el demócrata Terry McAuliffe, era que sus correligionarios lograran el control del Senado estatal, para lo que necesitaban únicamente hacerse con un escaño más de los que tenían. Pero no fue posible y, con todos los escaños de la legislatura estatal en juego, los republicanos retuvieron su mayoría en las dos cámaras.

Los éxitos de los demócratas

En  el estado de Nueva Jersey, los demócratas ampliaron su mayoría en la asamblea legislativa estatal hasta un nivel no visto desde la década de los años 70.

Asimismo, los demócratas ganaron las alcaldías de importantes ciudades como Charlotte (Carolina del Norte) e Indianápolis (Indiana).

Rechazo a la legalización de la marihuana

Por otro lado, los defensores de la marihuana perdieron en Ohio, uno de los estados más poblados de Estados Unidos, donde los votantes rechazaron una propuesta para legalizar su consumo.

La negación de Ohio a la legalización de la marihuana recreativa es la primera desde 2012. A partir de entonces, 4 estados (Colorado, Washington, Oregón y Alaska) han aprobado su consumo, producción y compra-venta.