Escucha esta nota aquí

El estatal Banco Unión entregó el martes las primeras 25 cartas de aprobación de créditos para la compra de viviendas sociales con cero de aporte propio de familias de las ciudades de La Paz y El Alto.

El ministro de Economía y Finanzas Públicas, Luis Arce, detalló que uno de los 25 créditos aprobados por el Banco Unión benefició a una trabajadora que percibe un sueldo de 2.426 bolivianos que compró un terreno valuado en 49.392 bolivianos.

"Estos 25 créditos son (en total) más de 8 millones de bolivianos, están beneficiando, por ejemplo, a una compañera que trabaja de portera en el Gobierno Municipal de El Alto, cuyos ingresos son de 2.426 (bolivianos), y se está comprando un terreno que vale 49.392 bolivianos", señaló Arce.

Según datos del Banco Unión, los créditos de vivienda social sin cuota inicial aprobados en la jornada, oscilan entre 49.000 bolivianos y 784.392 bolivianos, haciendo un total de 8,2 millones de bolivianos en los 25 préstamos.

Distribución de los créditos 

El 36% de esos recursos fueron destinados a la compra de casas, 16% a departamentos, y 47% para la adquisición de terrenos.

Arce consideró que a partir de la aprobación de estos nuevos préstamos, los bancos del país comenzarán a competir entre ellos para liderar la colocación de créditos de vivienda de interés social.

"Los bancos están en franca competencia, no para ganar plata, sino para beneficiar a los bolivianos", dijo.

En octubre de 2014, el Gobierno emitió los decretos 2136 y 2137, que exigen a la banca nacional crear un "fondo de garantía" que cubra la cuota inicial que se piden para los créditos de vivienda social y productivos.

Cada fondo creado debe alimentarse con el 6% de las utilidades netas de la banca y cubrirá hasta un 20% de la garantía o cuota inicial exigida para los créditos de vivienda social y 50% en los préstamos productivos, establecen los decretos.