Opinión

... Cara a cara

El Deber Hace 10/11/2018 8:00:00 AM

Escucha esta nota aquí

El abogado Juan Lanchipa es el nuevo fiscal general. Fue elegido con los dos tercios del MAS, en dos rondas de votaciones, ya que hubo pugnas internas en el oficialismo por los candidatos, según la oposición, que se limitó a denunciar la partidización del proceso. La nueva autoridad dirigió antes Diremar, un cargo público y de confianza del presidente Morales. También fue magistrado y juez. Es posible que tenga méritos profesionales suficientes, pero no alcanza si su cercanía al Gobierno es tan estrecha, ya que lo podría amarrar a los intereses del oficialismo. No fue distinta la situación en tiempos pasados, pero se esperaba una elección que asegure la independencia de la cabeza del Ministerio Público, cuando se demanda una revolución de la ética en la justicia. Lanchipa adelantó que cambiará a todos los fiscales departamentales, en el cierre de una cuestionada gestión de su antecesor, Ramiro Guerrero.

El presidente no da por cerrada la lucha por la demanda marítima y formalizó el pedido de diálogo a Chile mediante una carta a su colega Sebastián Piñera. Corresponde la vía diplomática y una acción serena luego del fallo desfavorable en La Haya, que recomienda dialogar. En contrapartida, el mandatario chileno respondió que se podría conversar, pero sin condicionar la soberanía. Chile tiene, como nunca antes, la sartén por el mango y parece haber poca voluntad de su mandatario de darle espacio a Morales en un momento preelectoral.

La Gobernación paceña rompió el contrato de su radio con la periodista Amalia Pando. La causa sería una entrevista que le hizo al candidato Carlos de Mesa, posible rival de Félix Patzi. Terrible desenlace en la semana de la democracia. El periodismo otra vez contra la pared en tiempo preelectoral.