Escucha esta nota aquí

El ministro de Gobierno, Hugo Moldiz, calificó como “una falacia” el informe que emitió el Departamento de Estado de Estados Unidos que identifica a Bolivia entre los tres países mayores productores de cocaína en el mundo.

Con papeles en mano y en una conferencia de prensa en las oficinas del Ministerio de Gobierno en la capital cruceña, Moldiz enumeró seis puntos en los que observa el último reporte sobre control de narcóticos que publicó EEUU, y afirmó que dicho documento titulado Informe anual sobre narcotráfico es una "doble moral” porque no toma en cuenta los méritos que hizo el Estado boliviano en la lucha contra el narcotráfico y el consumo de drogas; tampoco hace referencias al reconocimiento de la comunidad y de organismos internacionales en esa lucha.

“No tenemos que rendir examen ante un país que es permisible con el narcotráfico y que produce drogas en su propio territorio”, dijo la autoridad gubernamental, y enumeró las “falacias” que observa en el informe de EEUU.

El ministro afirmó que el documento del Departamento de Estado hace referencia a que Bolivia falló en sus esfuerzos por cumplir los compromisos internacionales para combatir a las drogas en función a la erradicación de coca excedentaria, pero no hace alusión a que entre 2013 y 2014 Bolivia redujo los cultivos de coca un 9%, según la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (Onudc) y que actualmente existen 23.000 hectáreas de cultivo de la hoja milenaria.
Agregó que la segunda observación hace referencia a que el país no mantuvo un control adecuado sobre los mercados lícitos de coca para prevenir su desvío hacia la producción ilegal de cocaína, y finalizó afirmando que dicho informe, que fue dinfundido el jueves, demuestra que el país es tránsito y certifica que esa cantidad de droga no se produce en Bolivia.

La mira de la oposición
Por su lado, el diputado de Unidad Demócratas (UD) Luis Felipe Dorado criticó al Gobierno por no reconocer que falló en la lucha contra el narcotráfico y la drogadicción em Bolivia, pero solo informa sobre la cantidad de drogas incautada pero no da cifras del alcaloide que se produce en territorio nacional.

En la misma línea, el parlamentario Tomás Monasterio, del también opositor UD afirmó que el único esfuerzo que existe en Bolivia es el de la “complicidad” con los casos de ‘narcocorrupción’, como el del exdirector de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico René Sanabria, que paga condena en Estados Unidos por el cargo de tráfico de drogas y se niega a reconocer que no hay una política efectiva para luchar contra ese delito ni en el control de la coca que sale por las fronteras del país