Escucha esta nota aquí

Estados Unidos y Cuba iniciaron este viernes en Washington la segunda ronda de un histórico diálogo de alto nivel para avanzar hacia el restablecimiento de relaciones diplomáticas, aunque no faltan piedras en el camino: el embargo y la salida de Cuba de la lista de países que apoyan al terrorismo, entre otras.

La delegación estadounidense está encabezada por la subsecretaria de Estado para América Latina, Roberta Jacobson, y el equipo cubano por Josefina Vidal, jefa del departamento de Estados Unidos en la Cancillería de Cuba.

Las dos delegaciones ya mantuvieron una histórica primera reunión en enero en La Habana, también conducida por Jacobson y Vidal, que si bien sirvió para romper un hielo de décadas entre ambos países, terminó con escasos acuerdos firmes.

Esta vez buscan avanzar rápidamente en objetivos que permitan la reapertura de las respectivas embajadas.

De acuerdo con una alta fuente diplomática estadounidense, las partes se concentrarán este viernes en discutir mecanismos y principios previstos en la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas, tales como libertad de movimientos del personal y acceso de la valija diplomática, entre otros aspectos.

Estados Unidos y Cuba manifestaron interés en que se logren avances concretos antes de la Cumbre de las Américas, que se realizará en Panamá en abril.

"Nuestros presidentes (Obama y Castro) y mi secretario de Estado (John Kerry) estarían encantados de que logremos terminar todo antes de la cumbre de las Américas", el 10 y 11 de abril en Panamá, indicó el jueves un alto funcionario del Departamento de Estado.

Estados Unidos y Cuba sorprendieron al mundo el pasado 17 de diciembre al anunciar, al unísono, la decisión de iniciar el proceso de restablecimiento de relaciones diplomáticas, iniciativa que quedó sellada en una histórica conversación telefónica de casi una hora entre Barack Obama y Raúl Castro.