Escucha esta nota aquí

1. Comidas de empresa, reuniones con amigos y otros.
Tenemos comidas de empresa, reuniones con amigos, reencuentros con antiguos compañeros, visitas de familiares y demás, informa la nutricionista, Maribel Lopera a mujerhoy.com.

2. Ensayos en la cocina para conseguir el menú perfecto.
Estas pruebas pueden ser un problema para nuestra dieta ya que solemos mezclar alimentos y probar varios platos, sin darnos cuenta de la cantidad de calorías que ingerimos.

3. Semanas después de la Navidad.
Después de la Navidad ocurre que nos encontramos con las temidas sobras. Continuamos comiendo panetones, galletas y dulces que han sobrado.

4. La depresión post navideña.
Algunas personas sienten un bajón, desencanto, tristeza y falta de energía que conlleva a seguir comiendo.

5. No desaproveches el bienestar mental.
En época navideña aumentan las endorfinas mentales, la serotonina,
la dopamina y demás catecolaminas a costa del consumo de grasas saturadas como las propias de las comidas tradicionales. Ese estado positivo aprovéchalo para hacer ejercicio y mantener la figura.