Escucha esta nota aquí

Carlos Aragonés: “A Dorado le pido respeto; es atrevido”

Hizo un trabajo de hormiga durante cuatro meses como gerente de Licencia de Clubes. Su labor quedó a medias porque el ejecutivo actual de la Federación Boliviana Fútbol lo hizo a un lado y develó, tras la demanda laboral en su contra, que su aporte fue poco pese a que ganaba 4.000 dólares mensuales.

 ¿Qué le dejó ser gerente de licencia de clubes?

–Ha sido una experiencia invalorable. Considero que es el camino que necesita recorrer el fútbol boliviano para poder estructurarse administrativa, financiera y deportivamente.

 ¿Cómo fue la reacción de los clubes?

–Buena. Hubo mucha predisposición para cumplir con todos los requisitos, pero, aclaro, que todos cumplieron en papel, falta la inspección técnica, cosa que no pude hacerla por una cuestión de presupuesto.

 ¿Fue fácil aceptar el reto?

–Me preparé durante tres meses en cursos intensivos de la Conmebol. Una vez que me sentí preparado acepté el cargo. En todo el tiempo que trabajé no recibí un peso de salario por los siete meses. Esto porque la Federación estaba imbuida en temas políticos, por las elecciones, sin embargo yo seguía trabajando solo y con plata de mi bolsillo. Inclusive pagando a mi secretaria con mi plata

 ¿Dejó un informe?

–Toda la documentación la dejé en la Federación y bajo la inspección de un notario público. Además, esto es ya responsabilidad de la persona que vino a ocupar el cargo. Por eso, a Omar Dorado le pido respeto, es un atrevido.

¿Qué tipo de contrato tuvo con la Federación?

–Tenía un contrato a largo plazo porque implementar un sistema de licencias de club no se hace de un día para otro.

¿Se vio obligado a demandar?

–Busqué la forma de conciliar. Incluso viajé a La Paz para hablar con César Salinas (presidente de la FBF). Nunca tuvo tiempo. Eso me llevó a plantear la demanda laboral. Mis abogados estudiaron mi contrato y nuestros argumentos valieron para que embargaran las cuentas de la Federación. No fue Carlos Aragonés quien lo hizo, fue un fallo judicial, fue la justicia.

Omar Dorado: “Al parecer, se sentía dueño de la gerencia”

 ¿Fue costoso arrancar?

–Si, porque don Carlos Aragonés no dejó ningún informe. La Federación se lo pidió, pero jamás llegó.

 ¿El dice que su labor fue felicitada por la Conmebol y que dejó un informe, incluso con supervisión notariada?

–La cartita que leyó en su conferencia de prensa es una felicitación a la Federación Boliviana de Fútbol. Además, hay un reglamento que se hizo antes de que él llegue. Ese trabajo lo hicieron Daniel Mozo y Juan Montaño.

 ¿Intentó un acercamiento personal para tener datos?

–No tengo por qué acercarme a él. A mi no me nombró él y yo no lo saqué del cargo como pretende hacer creer a la opinión pública. Se fue porque seguramente tuvo sus discrepancias con el comité ejecutivo o con el presidente de la Federación. Además, aclaro que tardé en aceptar el cargo porque también ejerzo mi profesión de abogado. No solo me dedico a mirar carpetas de licencias de clubes. Tengo que trabajar porque no gano 4.000 dólares.

Considera que usted le faltó el respeto y es atrevido

–De ninguna manera. Puedo decir, que me han buscado amigos comunes para que no acepte el cargo y él siga trabajando. Eso es faltar el respeto. Con todo esto, parece que don Carlos Aragonés se sentía dueño de la gerencia y no es así. Todos somos pasajeros en el trabajo que estamos.

 ¿Y en qué nivel de avance está ahora el proceso de Licencia de Clubes en el país?

–Los informes de los catorce clubes ahora están en manos de consultores jurídicos en La Paz para evaluar si cumplen o no con los requisitos. El siguiente proceso es que dicho informe de consultores lo entregaré al órgano de primera instancia para su respectivo análisis y su posterior aprobación o denegación de la Licencia.

 ¿Hay fecha límite?

–Se acabaron los límites internos. El 30 de noviembre tengo que enviar a la Conmebol una lista de los clubes que fueron aprobadas sus licencias.

Por dentro

1.- Obligatorio. Los ocho clubes bolivianos que logren un cupo en una de las dos Copas de Conmebol en 2019, deberán cumplir con el Reglamento de la licencia.

2.- Requisitos. Cinco son los criterios mínimos que cada club debe cumplir al momento de la solicitud: deportivo, infraestructura, administrativo, jurídico y financiero.

3.- Objetivo. Salvaguardar la integridad y mejorar el funcionamiento de las competiciones de la Conmebol y los torneos locales.