En la sede de Gobierno hay un conflicto que ha ido escalando de intensidad en los últimos días y que enfrenta a la empresa estatal Mi Teleférico contra el oficialismo municipal y el Colegio de Arquitectos de La Paz: el proyecto de la Línea Blanca del teleférico.

César Dockweiler, gerente de Mi Teleférico, subió el tono ayer para acusar la existencia de un complot político y responsabilizar al alcalde.

“Se ha articulado una oposición al proyecto que justamente viene del alcalde Luis Revilla y del presidente del Concejo, que no lo están diciendo directamente. Ha sido sistemático el ataque”, acusó el gerente, en respuesta a las observaciones que se han hecho a los planos de la obra que, se dijo, afectarían suelos patrimoniales.

Por su parte, la Alcaldía de La Paz hizo conocer ayer un trazo alternativo para la Línea Blanca. Según la comuna el proyecto debería evadir el barrio de Miraflores y solo ingresar a la plaza Villarroel.

La propuesta municipal de trazo alternativo solo se dio a conocer a través de una página solicitada en un medio impreso de alcance nacional. La controversia está instalada