Escucha esta nota aquí

Lo que para los habitantes de Huatajata es rutina, para el municipio se ha convertido en la oportunidad de promocionar el turismo, a partir del noble oficio de la pesca.

Desde hace un tiempo, el Gobierno Municipal local, con apoyo del Ministerio de Culturas, invita a gente del resto del país, y también a extranjeros, a visitar este lugar situado junto al milenario lago sagrado, el Titicaca, antes del estrecho de Tiquina, para experimentar una serie de actividades, como ser pescador por un día, conocer de cerca la apicultura, disfrutar la cocina del lugar, visitar el Museo del Altiplano, pasear por los paisajes montañosos, y llenarse de esa energía inexplicable de los andes.

En distintas fechas del año, como Semana Santa, se promueven paquetes para visitar Huatajata. Afortunadamente, hoy es uno de esos días, con la XIV Feria del Pescado. Y si alguien quiere pasar la noche, hay alojamientos económicos en la zona, y también en Copacabana.

La apuesta comenzó como un proyecto de los estudiantes de Turismo del Instituto Técnico Wiñay Marka, que encontraron eco en la agencia Waliki. La alianza dio frutos, con ofertas de pesca que no llegan a los $us 30, y que son un incentivo para propios y extraños, sobre todo en fines de semana.

Los visitantes pueden acompañar, aunque en versión resumida y no tan madrugadora, el proceso de pesca de trucha, karachi y pejerrey, que se cuentan entre las especies más habituales de la zona.

La cocina del lugar, que tiene como primer ingrediente el pescado, es un atractivo aparte. En el almuerzo, los platos fuertes son el p’ap’i o trucha a la piedra, y el huallaque, que es pescado karachi preparado en olla de barro, por supuesto acompañados de los tubérculos que se producen en Huatajata.

Otra aventura tiene que ver con el proceso de extracción de la miel, que busca potenciar un turismo comunitario, más amigable con el planeta, y que brinda las medidas de seguridad necesarias a los turistas para no ser agredidos por las laboriosas abejas.

En el Museo del Altiplano, los turistas tienen la posibilidad de acercarse a las principales tradiciones de las comunidades que se asientan en torno al lago.

El azulado y alto espejo es famoso por ser surcado por balsas de totora, únicas en su género, y elaboradas en la isla Suriqui, de donde salió la familia Limachi, que se hizo famosa cuando algunos de sus integrantes fueron llevados a Marruecos para construir la embarcación RA II, de 12 toneladas, con capacidad para 40 personas, y que cruzó el Atlántico desde Safi hasta Barbados.

Las artesanías, que reflejan la fauna de Huatajata y de toda la zona, ayudan al visitante a guardar en el recuerdo una visita inolvidable.

Huatajata for export

El municipio pertenece a la provincia Omasuyos, del departamento paceño, su fundación data de 1958, después de la Reforma Agraria.

El Gobierno Municipal promociona Huatajata como capital de navegación en altura, con la serranía de Kañawiri como su principal pulmón verde.

Los guías son los estudiantes de la carrera Turismo del Instituto Tecnológico Wiñay Marca. En la Feria del pescado también se presentarán danzas y música autóctona del lugar y los platos no pueden exceder los Bs 20. Desde la Terminal Interprovincial de El Alto parten minibuses hasta Huatajata, cuna de la aventura comunitaria.

1.- Pescador por un día. Es un de los paquetes ofertados
2. Delicias. El pescado es el primer ingrediente de la cocina del lugar
3. Apicultura. Los visitantes son introducidos en la cosecha de la miel