Escucha esta nota aquí

El mundo animal no deja de sorprender. Los científicos ahora se encuentran buscando explicaciones al comportamiento de las focas que, prácticamente, obligan a los pingüinos a tener sexo.

La primera vez que un equipo de científicos especializados en clima subártico, del Instituto de Investigación de Mamíferos de la Universidad de Pretoria, registró el momento en que una foca, de la especie Arctocephalus gazella, copulaba con un pingüino rey (Aptenodytes patagonicus) fue en 2006 en la isla Marion (Sudáfrica), señala la revista Polar Biology.

Este comportamiento sexual fue captado al menos en cuatro ocasiones y ha sorprendido a la comunidad científica, señala la BBC Mundo. Incluso se llegó a especular que el hecho se debe a: la frustración sexual del lobo marino, su inexperiencia, un comportamiento agresivo o un acto previo a la depredación.

El acto sexual visto en 2006 no fue el único, en 2014 se repitió la misma conducta. Nadie comprende con exactitud por qué estos vivíparos tienen sexo con los pingüinos. La BBC Mundo afirma que hubo un caso en que la foca devoró a su víctima inmediatamente después de la copulación.

"Honestamente, no esperaba que volviéramos a hacer otro avistamiento de la misma naturaleza del que vimos en 2006, y desde luego no en múltiples ocasiones", señaló, en septiembre del año pasado, Nico de Bruyn, científico de la Universidad de Pretoria que forma parte del equipo de especialistas en clima subártico.