Morpheus, el accesorio que dará paso a la realidad virtual de PlayStation, saldrá al mercado en el primer semestre de 2016, según aseguró Richard Marks, director del PlayStation Magic Lab en Sony Computer Entertainment.

Este nuevo proyecto de Sony esta pensado para tener experiencias
en casa a través de la PlayStation 4, pero está concebido, según
puntualizó Marks, para que el jugador no se sienta estático cuando
está sumergido en esta realidad virtual.

Aunque aseguró hoy a la agencia de noticias Efe no saber exactamente el coste del nuevo juguete, "que será la primera generación de realidad virtual para consumidores", ni cómo ni dónde se hará su lanzamiento, sí resaltó que "será lo más barato posible para llegar al mayor número de personas".

El casco Morpheus

Morpheus se podrá enchufar a todas las consolas de PlayStation y será similar a un casco ergonómico con un visor regulable ante los ojos, una pantalla que muestra 120 fotogramas por segundo, a través de la cual se entra en el mundo virtual.

"Al ponerse el caso -describe este directivo- lo más impresionante es que te sientes como si estuvieras en otro lugar distinto. Se tiene una presencia en otro lugar, muy diferente de lo que ves en una televisión, aunque sea una imagen, porque, cuando giras la cabeza, sigues sintiendo que estás dentro de este otro mundo".

Marks explicó, en el marco de la feria Gamelab, que se celebra en
Barcelona, España, que preparan distintas versiones para que se
adapten a todos los públicos y edades y, hasta ahora, se han
ultimado 18.

Entre ellas, figura una que simula el descenso en una plancha sobre ruedas por una calle con mucha pendiente, en la que el jugador
debe controlar otros vehículos y gestionar el tráfico, mientras otra
hace que el jugador se sienta como un robot que debe conducir.

Experiencias en red

Los ingenieros y programadores han desarrollado, además,
experiencias virtuales para poder jugar en red hasta seis personas,
entre las que destacan un juego de Godzilla.

Marks destacó la visualización de la música, una experiencia en la que se escucha música y el mundo va cambiando, "una percepción
surrealista pero muy excitante", según este directivo de Sony.