Escucha esta nota aquí

El Defensor del Pueblo, Rolando Villena, expresó su alarma ante la recurrencia de acciones de violencia y amedrentamiento que sufren algunos periodistas en el ejercicio de su trabajo e instruyó un seguimiento a los casos.

La pedido se realizó hoy, luego de que, en Potosí, se reclamara la libertad de Juan Carlos Paco, periodista de radio Líder de esa ciudad, que fue detenido en La Paz el miércoles, durante la movilización que protagonizó un grupo de mineros, y que ahora se encuentra en la cárcel de San Pedro.

“Nos preocupa particularmente, instruí un seguimiento minucioso al proceso. Tenemos la denuncia de este periodista respecto de la violencia con que fue detenido y trasladado a las celdas policiales, pese a haberse identificado como periodista y haber mostrado su credencial”, indicó el Defensor.

Además, Villena señaló que "la libertad de expresión y la libertad de prensa son derechos fundamentales para sostener y garantizar la democracia y el Estado de derecho, y un gobierno o una sociedad que no las respeta o permite su conculcación, están atentando contra los principios esenciales de derechos humanos”, señaló.

Derechos vulnerados en varios casos

Ambos derechos, continuó, están consagrados en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, en la Convención Americana de Derechos Humanos y en la misma Constitución Política del Estado, rememorando alguno de los casos connotados. 

Recordó que la conductora de un programa televisivo en Yacuiba, Nataly Heredia, recibió amenazas en contra de su vida e integridad luego de una entrevista que realizó a un exdirigente cívico. Villena pidió que se investigue el caso y se otorguen las garantías necesarias a la profesional.

Otro caso que llamó la atención de esa institución es el que involucra al periodista tarijeño, Christian Mariscal, quien desapareció en enero de 2014 y hasta ahora no se esclareció el hecho, lo que, dijo, parece atribuible a una falta de voluntad política de las autoridades competentes. 

Villena, asimismo, cuestionó la acción de la justicia en el caso del periodista de El Diario, Carlos Quisberth, quien fue detenido y encarcelado cuando intentaba entrevistar a una persona recluida, relacionada al caso del bebé Alexander. Quisberth fue acusado de obstruir la justicia, cuyo proceso en su contra, extrañamente, continúa abierto. No obstante, fue liberado por una acción de libertad declarando que no existían indicios de responsabilidad en su contra.

“Tenemos conocimiento de otros hechos como las agresiones contra periodistas de red UNO y PAT en Oruro o el Director de un periódico mensual paceño, que fue atacado por un abogado con graves acusaciones de corrupción quien fue objeto de una investigación por este medio”, indicó.

 Villena, finalmente, instruyó que se tome contacto con las instituciones y organizaciones que aglutinan a los trabajadores de la prensa para realizar un análisis conjunto de la situación. En 2014, según reportes de la Asociación Nacional de la Prensa (ANP), sumaban 23 los casos de agresiones a trabajadores de medios de comunicación.