Escucha esta nota aquí

La demanda fue presentada este lunes por dos ex trabajadores de los estudios de cine en representación de un grupo de personas afectadas por la fuga de información en Sony Pictures, según explicaron este martes los abogados del despacho Keller-Rohrback.

La demanda es porque la compañía de los estudios cinematográficos no protegió información confidencial de sus trabajadores, después de que un ciberataque filtrara miles de datos de la compañía, y los subiera a Internet, informaron este martes los abogados, según la agencia AFP.

"La información más confidencial, como los 47.000 números de seguridad social, expedientes de trabajadores que incluyen salarios e historial médico, y cualquier otro dato que Sony sabía, han sido filtrados al público y podrían estar en manos de criminales", señala el documento.

La denuncia, presentada ante un tribunal de Los Ángeles, alega que "Sony fracasó a la hora de garantizar y proteger sus sistemas informáticos así como su base de datos, lo que llevó a la difusión de información confidencial de los demandantes y otros compañeros".

El ciberataque fue perpetrado el 24 de noviembre por un grupo autodenominado GOP o Guardianes de la Paz (Guardians of Peace).

Es "una pesadilla épica que se corresponde más a un thriller que a la vida real, y que se está desarrollando en cámara lenta para los actuales y antiguos trabajadores de Sony", afirma la denuncia de 45 páginas de los ex empleados.

La prensa especializada apunta a que el ataque informático está relacionado con el estreno el 25 de diciembre de "The Interview" ("Una loca entrevista" en Latinoamérica), una comedia sobre un plan ficticio de la CIA para matar al líder de Corea del Norte, Kim Jong-Un.

Amenazan con nuevo ataque para Navidad
?

Durante una reunión este lunes, con el personal Sony Pictures en la sede de Los Ángeles, los responsables de la empresa garantizaron que el ciberataque no hundirá a los estudios, a pesar de que el GOP ha prometido una nueva gran fuga de datos como "regalo de Navidad".

"Esto no nos destruirá. No hay que preocuparse por el futuro de este estudio", afirmó Michael Lynton, presidente de Sony Pictures.