Escucha esta nota aquí

El cardenal Julio Terrazas que desde hace 15 días se encontraba internado, primero en la clínica Urbarí y después en la Incor, por decaimiento y problemas renales ya recibió el alta médica para alegría de los fieles católicos que se encontraban preocupados por su salud.

El primer y único cardenal boliviano, durante su internación, había sido sometido a una cirugía de implante de catéter para drenar el líquido de su organismo, ahora – según declaraciones de su médico de cabecera Herland Vaca Díez– se recuperará en su domicilio donde se le realizará diálisis peritoneal permanente.

A las 11:00 de este domingo abandonó la clínica Incor acompañado de monseñor Sergio Gualberti. El sábado Vaca Díez había realizado la inspección de la vivienda del cardenal y constató que estaba en condiciones para que el religioso siga con su tratamiento.

La salud de Terrazas evoluciona favorablemente, según su médico, lo que permite creer que estará en condiciones de recibir al papa Francisco que pisará, por primera vez, suelo boliviano la primera quincena de julio.