El papa Francisco dijo este lunes que tanto el cardenal Angelo Amato como monseñor Vincenzo Paglia podrían beatificar al obispo salvadoreño Óscar Arnulfo Romero.

El pontífice hizo estas declaraciones en la rueda de prensa que concedió a los periodistas a bordo del avión papal de regreso desde Manila, cuando se le preguntó sobre sí beatificaría a Romero.

Francisco recordó que los papas no beatifican, pero entre risas aseguró que "monseñor Paglia y el cardenal Amato se harán la guerra para poder beatificarlo".

Ángelo Amato es el prefecto de la Congregación de las Causas de los Santos y Vincenzo Paglia es presidente del Consejo Pontificio para la Familia y postulador de la causa para la beatificación del obispo salvadoreño.

Hace alguna semanas, el diario "Avvenire" publicó que la Congregación de los Santos aprobó el reconocimiento de "mártir" y, si es aprobado por los cardenales y el papa, no será necesario probar un milagro y será beatificado.

Un obispo de la "opción por los pobres" 

Óscar ArnulfoRomero se volvió célebre por su predicación en defensa de los derechos humanos y manifestó públicamente su solidaridad hacia las víctimas de la violencia política de su país.

Su asesinato, mientras celebraba una misa el 23 de marzo de 1980 en San Salvador, provocó la protesta internacional en demanda del respeto a los derechos humanos en su país.

Dentro de la Iglesia católica se lo consideró un obispo que defendía la «opción preferencial por los pobres».

En marzo de 1994 se abrió el proceso de beatificación del prelado y tras concluirse su fase diocesana, que redacta el informe sobre la vida, en 1997 pasó a la Congregación de la Doctrina de la Fe para que diese su autorización.

El proceso vivió una fase de estancamiento y sólo en 2005 la Congregación para la Causa de los Santos dio el visto bueno para que continuase, mientras que con la llegada del papa Francisco en marzo de 2013 se ha vivido una aceleración a la beatificación de Romero.