Las dietas altas en sal pueden retrasar la pubertad, según un estudio presentado en el Congreso Europeo de Endocrinología en Dublín.
A medida que el contenido de sal de la dieta occidental sigue aumentando, estos hallazgos podrían tener importantes consecuencias para la salud reproductiva de las generaciones futuras.

Investigadores de la Universidad de Wyoming, EEUU encabezados por Dori Pitynski, están investigando el efecto de la variación de los niveles de sal en la dieta en el inicio de la pubertad en ratas.
Encontraron que las ratas alimentadas con una dieta alta en sal (equivalente a tres o cuatro veces la cantidad diaria recomendada para humanos) tenía un importante retraso en llegar a la pubertad en comparación con los alimentados con una dieta normal de sal. Curiosamente, las ratas que tenían sal completamente excluida de su dieta también tenían pubertad retrasada.

Necesaria, pero...
Pitynski y sus colegas concluyeron que el consumo de sal es necesario para la aparición de la pubertad, pero que los excesos pueden afectar la salud reproductiva. El inicio tardío de la pubertad puede conducir a problemas de comportamiento, estrés y reducción de la fertilidad.
Hasta la fecha, se hicieron varias investigaciones acerca del efecto de los niveles de grasas de la dieta en la pubertad, sin embargo, nadie había analizado el efecto de las sales.

"Nuestro trabajo demuestra que los niveles altos de grasa y sal tienen efectos opuestos en la salud reproductiva",explica Pitynski.
"Se piensa que la dieta alta en grasa acelera el inicio de la pubertad, pero nuestro trabajo demuestra que las ratas alimentadas con una dieta alta en sal, incluso con una dieta alta en grasas, siguen mostrando un retraso en el inicio de la pubertad", dice la investigadora.

Trabajo pionero
Esta investigación muestra por primera vez que el contenido de sal de la dieta tiene un efecto más significativo sobre la salud reproductiva que el contenido de grasa."

Las más recientes directrices de la Organización Mundial de la Salud indican que las poblaciones de todo el mundo están consumiendo mucha más sal que la fisiológicamente necesaria, más de lo que la OMS recomienda, que es una cantidad diaria de cinco gramos de sal por día para adultos