Escucha esta nota aquí

Entre enero y abril de este año, la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH) logró decomisar al menos 2.000 garrafas de gas licuado de petróleo (GLP) y 180.000 litros de combustibles que iban a ser sacados del país como contrabando.

Jaime Cuéllar, director de interdicción de hidrocarburos de la ANH, informó que están implementando el uso de tecnologías para reforzar el control en las zonas fronterizas consideradas de riesgo, con el propósito de evitar la fuga de los recursos bolivianos.

“Hemos reforzado los controles en zonas fronterizas que son cruciales para el territorio boliviano, especialmente en Desaguadero y en localidades fronterizas con Brasil y Argentina”, explicó Cuéllar.

Añadió que la ANH creó la Unidad Especial de Inteligencia que está realizando el seguimiento de actividades sospechosas. Dijo que esta unidad ya reportó el primer caso, la semana pasada logró recuperar 380 garrafas de GLP que intentaban ser destinadas para la actividad ilícita.

“La semana pasada hemos hecho el seguimiento a una banda organizada y el resultado arrojó la recuperación de 380 garrafas que estaban destinadas no para el contrabando, sino para actividades ilícitas; recordemos que el balón de GLP está consignado como parte de sustancias controladas”, acotó el funcionario de la ANH.