Escucha esta nota aquí

Pobladores del norte del departamento boliviano de La Paz dejaron en libertad a los cinco trabajadores de la empresa Distribuidora de Electricidad de La Paz (Delapaz) a los que retenían desde el sábado en protesta por la subida de tarifas.

Los habitantes de la provincia paceña de Larejaca mantuvieron, sin embargo, su exigencia de que el ministro boliviano de Energía e Hidrocarburos, Luis Alberto Sánchez, y el gobernador de La Paz,
César Cocarico, acudan al lugar en un plazo de 48 horas para atender
sus quejas, según un reporte de radio Erbol. 

La protesta de los habitantes se debe, según el mismo medio, a que la tarifa eléctrica que pagaban ha pasado de 50 bolivianos (unos 7 dólares) a entre 150 y 200 bolivianos (entre 21,4 y 28,5 dólares,
aproximadamente).

Los empleados de la eléctrica fueron tomados como rehenes tras
acudir a una reunión con representantes municipales y habitantes de
la zona para explicar las causas del incremento del precio de la
energía eléctrica.

Como los asistentes no quedaron satisfechos con sus argumentos,
decidieron retenerlos y los trasladaron desde el coliseo en el que
se celebró la reunión a una oficina de la Junta de Vecinos de la
zona, donde posteriormente los trabajadores fueron liberados.

La empresa Delapaz fue rebautizada con ese nombre después de que
el 31 de diciembre de 2012 el Gobierno boliviano nacionalizara
varias filiales de la eléctrica española Iberdrola en este país,
entre ellas la distribuidora Electropaz, que prestaba servicio en el
departamento de La Paz.

Iberdrola anunció precisamente este fin de semana que acudiría a un arbitraje internacional  para que se le pague la compensación por la nacionalización de sus filiales, una de ellas Electropaz.