Escucha esta nota aquí

El arzobispo de Santa Cruz, Sergio Gualberti, en su homilía en la catedral instó a los feligreses a unirse en la oración para que jóvenes y señoritas puedan acudir al llamado de Dios.

Este domingo la Iglesia católica celebró la 52 Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones, teniendo como consigna central: "El éxodo, experiencia fundamental de la vocación".

Con tal motivo, el Papa Francisco envió un mensaje para rezar por las vocaciones, como lo hizo Jesús hacia sus discípulos: "Rogad al dueño de la mies que envíe obreros a su mies".

El arzobispo de Santa Cruz, Sergio Gualberti, en la homilía dominical realizada en catedral explicó que "la vocación es una acción de Dios que permite liberar a las personas de toda forma de esclavitud, hacia la alegría de la comunión".

En esa línea, aprovechó la oportunidad para leer el mensaje enviado por Francisco a los jóvenes que dice: "Quisiera decirle especialmente a los más jóvenes que, que por su edad y por la visión de futuro que se abre ante sus ojos, saben ser disponibles y generosos. 

A veces las incógnitas y las preocupaciones por el futuro y las incertidumbres, que afectan a la vida de cada día amenazan con paralizar su entusiasmo, de frenar sus sueños, hasta el punto de pensar que no vale la pena comprometerse y que el Dios de la fe cristiana limita su libertad.

En cambio, queridos jóvenes, no tengáis miedo a salir de vosotros mismos y a poneros en camino. El Evangelio es la Palabra que libera, transforma y hace más bella nuestra vida". Concluyó el monseñor Gualberti, en relación al mensaje del Papa Francisco por la celebración de la 52 Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones .