Escucha esta nota aquí

La sencillez con la que habla Marvin Bejarano, lateral izquierdo de The Strongest y exjugador de Oriente Petrolero, es para destacar. Eso sí, no se guarda nada al momento de hablar de Oriente, equipo al que quiere mucho y con quien no pudo coronarse campeón, pese a haber estado muy cerca. Aseveró que uno de los errores de Oriente y Blooming, los dos clubes más importantes de la región, es el de no pensar en grande.

Entre sus principales vivencias está su estadía en Santa Cruz, donde recuerda con mucho cariño a los seguidores albiverdes. Jugar en el fútbol cruceño le mostró la pasión con la que vive el hincha los partidos.

 

Marvin Bejarano cuando defendió la camiseta de Oriente

También contó cómo disfrutó de los clásicos cruceños, recordó que se vive de otra manera al de La Paz, los hinchas albiverdes y los celestes disfrutan de esta clase de partidos desde días antes del encuentro.

No olvida todo el cariño que brinda la gente, porque es algo que le da un sabor diferente a este duelo. Con gran pesar, confiesa que le dolió irse de Oriente Petrolero sin haber conseguido un título.

Ahora su realidad está en The Strongest, el lateral está contento de jugar en uno de los equipos más grandes de La Paz, donde su buen desempeño hizo que la afición atigrada lo considere como un referente del club, junto con Raúl Castro, Wálter Veizaga, Diego Wayar y otros compañeros de Bejarano.

El tarijeño con la camiseta de la selección boliviana. La primera vez fue llamado por Erwin Sánchez

¿Qué recuerdos tienes de Santa Cruz y tu paso por Oriente Petrolero?

Tengo recuerdos muy buenos, todos saben el gran cariño que le tengo a Oriente, estuve mucho allá, lastimosamente no conseguí la meta de salir campeón, estuve bastante cerca, pero no se pudo.

¿Qué es lo que más extrañas?

El amor de los hinchas, ellos te hacen sentir el cariño al equipo, creo que es bonito contar con esas muestras de afecto, cada persona, cada hincha tiene su manera particular de hacer sentir su pasión por los colores de su equipo. Cada paso que uno da, a cada tienda que uno va se encuentra con los hinchas de Oriente y verlos tan emocionados es una sensación indescriptible.

¿Y el clima?

  Sí, al margen de lo que es Santa Cruz que es una ciudad muy linda, muy moderna y avanzada, tengo hermosos recuerdos de allá, su clima también es lindo, la verdad me siento feliz de haber tenido un paso por el fútbol cruceño. 

¿Cómo llegas a Oriente?

Estaba en Universitario, tenía seis meses de contrato y justo hubo un cambio de calendario, tenía tres opciones, podía venirme a los dos grandes de La Paz y a Oriente, yo decidí  por  jugar en Oriente eso fue por julio del 2011.

¿Qué te impulsó a escoger a Oriente?

El proyecto que me explicaron, era bastante bueno e interesante, me motivó bastante ir a jugar allá y no venir a La Paz.

¿Qué ocurre con los equipos cruceños, los que comienzan bien el torneo y terminan de mala manera?

Lastimosamente los equipos de Santa Cruz no piensan en grande, no quiero que me lo tomen de mala manera ni crean que soy un experto, pero creo que todo el tiempo que estuve allá me di cuenta que hay cosas que deben mejorar y cambiar.

Para salir campeón allá es muy complicado, tienen que armar planteles más extensos y traer buenos jugadores porque sabemos que los grandes de La Paz abarcan a los mejores futbolistas del país, tienen dos planillas que están en caso de emergencia, además, el primer equipo siempre está en torneos internacionales, todo eso suma, hay que pensar de esa manera, sabiendo que es difícil salir a jugar fuera de Santa Cruz. Para contrarrestar lo que conlleva todo eso, deben tener jugadores de buen pie, y armar dos equipos, ya que hay lesiones y expulsiones. Eso nos pasaba, cuando estaba en Oriente comenzábamos bien y después al último nos faltaba gente, las lesiones y las expulsiones restaban al plantel y no llegábamos al cien por ciento.

¿Cómo se viven los clásicos cruceños?

La gente lo vive de otra manera, creo que el hincha es más fanático (se ríe), lo vive con intensidad, te hace sentir la pasión desde el primer día que llegás, las horas previas son hermosas, lo que importa es ganar. Lastimosamente apuntan a ganar solo el clásico y no los campeonatos, eso deja mucho que desear, hace mucho tiempo que no se consigue un título en Santa Cruz, eso quiere decir que no se están haciendo de buena manera las cosas.

¿Dónde iniciaste tu carrera como futbolista?

Debuté en Unión Central en 2006, en Tarija, fue ahí donde se inició mi carrera en la Liga, esa misma temporada lamentablemente el equipo descendió, así que para seguir en la primera división tenía que decidir dónde buscar otro equipo, mi otra opción era la de quedarme y seguir con mis estudios. Sin embargo, gracias a Dios tenía dos ofertas para seguir jugando, una opción era The Strongest y la otra Universitario, decidí comenzar desde abajo y me fui a la ‘U’.

¿En todo este tiempo pensaste en estudiar alguna carrera paralela a la de futbolista?

Sí, en Tarija lo estaba haciendo, estudiaba arquitectura. Luego de salir del colegio, mientras estaba en Unión Central, hice los vestibulares y aprobé, pero lastimosamente no podía ir a clases porque chocaba con los entrenamientos, por lo que tuve que dejar la universidad estatal para ingresar a una privada. Estudiaba en la noche y en el día me dedicaba al fútbol, después cuando salí de Tarija y me fui a Universitario no pude convalidar mis materias y debía iniciar desde cero, era la primera vez que salía de mi casa y eso me complicó, así que lo dejé congelado y me dediqué de manera íntegra al fútbol.

 ¿Está latente esa posibilidad de regresar a los estudios?

La verdad que sí, siempre es bueno, pienso que si uno puede cumplir y hacerlo está bien, sabemos que el fútbol no es para siempre y la carrera universitaria que estudies te ayudará cuando dejes de jugar. 

¿Te seduce ser entrenador al final de tu carrera?

La verdad que es una opción, puede ser que sí, todavía no lo pensé a fondo, uno que está metido en el fútbol sabe que quiere estar ligado para siempre a este deporte, en su momento lo pensaré, pero por ahora no tengo una respuesta.

¿Qué recuerdas de tu paso por la selección nacional?

Recuerdo mi primera convocatoria, eso fue el año 2008, el técnico era Platiní Sánchez, que me dio la oportunidad de vestir la camiseta nacional. Recuerdo que venía de hacer un buen torneo con Universitario, ese año fue muy bueno para mí, mis compañeros me decían que sería llamado en cualquier momento y gracias a Dios ese mismo año sucedió. Mi convocatoria fue para unas eliminatorias y así fue como pude cumplir una de mis metas.

¿Qué sentiste en ese partido?

Fue algo increíble debutar con mi selección, era aún muy joven y eso fue para mí muy motivante, es lo máximo que le puede llegar a un jugador. Recuerdo que me sentía nervioso, estaba contento a la vez, porque pude lograr una de las metas que era consolidarme en la Liga y después ser jugador de la Verde, haber conseguido todo eso tan rápido era algo importante y muy valioso. 

¿De niño soñabas con jugar en la selección?

Sí, claro, uno de niño siempre sueña con jugar alguna vez con tu  selección, creo que todos tenemos sueños y anhelos, uno quiere llegar a lo más alto, salir a jugar al exterior y defender a su selección. Por eso uno nunca olvida esos momentos, fueron partidos con mucho significado.

¿Qué te decía la familia?

 Todos estaban contentos, pienso que para todos fue un sueño también, lo que he logrado hasta ahora se lo debo a mi padre, la pasión por el fútbol fue algo que me inculcó desde muy niño, le agradezco infinitamente por todo su apoyo. Fue él quien me enseñó a soñar en grande, siempre quiso verme como jugador profesional y gracias a Dios lo pude cumplir.

¿Sos el hijo más adulado de tu familia?

Tengo dos hermanas mujeres una es mayor que yo y la otra es menor, yo soy el del medio, obviamente no son futbolistas, pero ellas igual están en actividades deportivas, ambas juegan básquet y, al igual que con mis padres, cuento con su respaldo. Las quiero un montón, porque donde yo estaba ellas siempre iban a verme, a pesar que no les gusta mucho el fútbol siempre conté con su aliento.

 ¿Y cómo va yendo tu etapa como padre de familia?

Tengo a mi esposa a mi lado y a mi hijo de 10 meses, recién llegó a mi vida estoy muy emocionado con mi primogénito, es varoncito, lo que yo quería y ya tengo muchas ganas de llevarlo a la cancha para que comience a adaptarse a lo que a mí me gusta, el fútbol.

¿Cómo tomas esta nueva faceta en tu vida?

 Con mucho amor, me estrené como papá el primer año en el día del padre, estoy emocionado porque estar con mi familia me da tranquilidad, porque ellos son una motivación personal muy importante e influyente.

¿Qué equipo del exterior te gusta?

Me gusta mucho el Milán, soy fanático del fútbol italiano, aunque hace tiempo que no está bien, pero considero que soy un hincha del equipo rossonero.

¿Algún jugador que admirés en el exterior?

En el puesto donde juego es Marcelo (el lateral izquierdo del Real Madrid), la calidad que tiene este futbolista es increíble,  su forma de manejar el balón, como todo brasileño marca diferencia, más que un lateral es un volante de creación y por todo eso me gusta su estilo de juego.

¿Qué hobbies tienes?

Hago bastante gimnasio y me gusta mucho la pesca, la verdad es que disfruto mucho de pescar, soy un amante de esta actividad. Cuando tengo tiempo o estoy de vacación me voy a pescar ya sea a Santa Cruz o a Tarija, son en esos lugares donde paso mis vacaciones porque tengo familiares en ambos departamentos, mi familia está en Tarija y la de mi esposa en Santa Cruz.

También tengo varios amigos en la capital cruceña por mi paso en Oriente, cuando voy, con mis amigos nos vamos de pesca  porque desestresa, yo me olvido de todo y la naturaleza, la verdad, me encanta, me gusta observar los paisajes.

¿Eres de salir a bailar o más hogareño?

Nunca fui mucho de salir a las fiestas por la enseñanza que me dio mi papá, creo que me inculcó buenos valores, desde un principio me enseñó cómo era el camino que estaba tomando. Sabemos que la vida de un jugador de fútbol es complicada y difícil porque cuando estás en competencia tienes que olvidarte de salir, más allá de que uno es joven quiere divertirse; pero a medida que van pasando los años madurás y sabés que esas cosas no te ayudan en tu carrera. Es muy complicado lo sé, sin embargo, uno debe ser consecuente y firme en las decisiones que uno toma.

Perfil

Fecha de nacimiento: 06 de marzo de 1988

Edad:  30 años

Esposa: 

Natalia Bianchi

Nacionalidad:  Boliviana

Hijos:  Ezequiel Bejarano

Títulos: Universitario de Sucre 2008 y The Strongest 2016

Debut: Unión Central

Salida al exterior: Wisla Cracovia (Polonia)

Selección: Debutó el 2007.