Escucha esta nota aquí

Los dos sobrevivientes del operativo en el hotel Las Américas, Elöd Tóásó y Mario Tadic, fueron sacados del país el fin de semana. Ambos ya habían cumplido la sentencia a la que los condenaron en un procedimiento abreviado, donde aceptaron haber cometido el delito de alzamiento armado y se espera que hoy lleguen a suelo europeo.

De acuerdo con la información de algunos medios de comunicación húngaros, se montó un operativo para la salida de los sentenciados en el caso de presunto terrorismo con apoyo de la Secretaría de Relaciones Exteriores y Comercio Exterior de Hungría, ya que, a más de dos meses de haber dejado el penal de San Pedro, aún a Tóásó no le habían devuelto su pasaporte para dejar territorio boliviano.

La información descrita en los diferentes portales húngaros detalla que, el viernes por la madrugada, los sentenciados tuvieron que hacer cambios de varios vehículos para burlar la vigilancia policial que aún se mantenía sobre ellos. Además, se indica que Tóásó temía por su seguridad y que las autoridades con las que acordaron la sentencia que recibieron habían incumplido varios puntos del acuerdo.

Las imágenes de la salida de Tadic y Tóásó fueron compartidas en las redes sociales. Allí se los ve cruzando a pie la frontera de nuestro país con Chile e incluso se observa a la hermana de Tóásó mostrando una pancarta con la leyenda libertad.

Las reacciones
Según la información emitida por la red Erbol, el abogado de los sentenciados, Gerardo Prado, recordó que sus clientes ya eran libres y, por lo tanto, indicó que ambos estaban en su derecho de irse o quedarse en territorio boliviano.

Por su parte, Otto Ritter, abogado del general de Ejército en servicio pasivo Gary Prado, señaló que la decisión de los dos sobrevivientes se generó debido al incumplimiento del Gobierno en los acuerdos que suscribió con los extranjeros, que en febrero de este año aceptaron ir a un proceso abreviado, en el que reconocieron haber venido al país para ser parte de un alzamiento armado y denunciaron que el gobernador cruceño, Rubén Costas, invitó a Eduardo Rózsa a Bolivia.

Por su parte, el jurista Gary Prado, abogado defensor de algunos procesados en el juicio de supuesto terrorismo, dijo estar satisfecho por la acción de los sentenciados y recordó que ambos fueron víctimas de una permanente violación a sus derechos humanos.

“Presumo que al llegar a su país, dirán su verdad”, indicó Prado y señaló que la salida del país de Tóásó y Tadic no generará ningún efecto en el juicio, que se debe reiniciar el lunes de la siguiente semana.

Para el fiscal Óscar Vera, miembro de la comisión del Ministerio Público que acusa en el juicio, tampoco observó mayores problemas por esta salida y dijo que si era necesario que alguno de los condenados aporten en el proceso, la Fiscalía tenía los mecanismos jurídicos necesarios para obtener estos testimonios, sobre todo para ampliar la acusación contra Costas