Escucha esta nota aquí

Un virtual acuerdo asomó al cierre de esta edición entre los vecinos que bloquearon toda la jornada de ayer el vertedero de Normandía y las autoridades municipales, siendo uno de los puntos principales planteados por la presidenta del Concejo, Angélica Sosa, de que no sea en 12 meses, sino en menos tiempo, el cierre definitivo del relleno sanitario. 

La negociación comenzó pasadas las 18:00 bajo el auspicio de los parlamentarios del MAS Adriana Salvatierra y Henry Cabrera; así como de Andrés Gallardo, de Demócratas; que acompañaron a Sosa hasta el vertedero luego de que esta se reuniera en Parques y Jardines, por espacio de ocho horas, con los dirigentes vecinales de 53 barrios del distrito 14 (Paurito).

Este movimiento, que desconocía a todos los dirigentes de barrios, estaba respaldado por la diputada uninominal del MAS Adriana Arias, con el argumento de que la auditoría hecha por la Gobernación propuso que la comuna no podría hacer uso del vertedero desde el 1 de julio de este año.

La medida fue adoptada el domingo y casi al amanecer del lunes se produjeron amagos de enfrentamientos entre los gendarmes y los vecinos, procediendo al desbloqueo momentáneo, que fue aprovechado para el paso de camiones con desechos; pero a las 8:00 volvieron a interrumpir la vía.

Movimiento acéfalo

Los bloqueadores se declararon sin dirigentes, pues acusaron a estos de ser funcionarios de la Alcaldía; solo se notó la influyente presencia de Arias, que pedía hacer cumplir la auditoría encargada por la Gobernación.

Para la senadora del MAS Adriana Salvatierra, hubo negligencia de la Alcaldía al prolongar por un año más el uso de Normandía. “La gente tiene hongos en los pies y otras enfermedades, y exponerse durante un año más, ¿dónde van a ir a parar?”, cuestionó la parlamentaria, que a su vez criticó el desbloqueo que hizo la Gendarmería, donde se habla que hubo tres heridos. 

Negociaciones

Tratando de romper la protesta, la presidenta del organismo deliberante, Angélica Sosa, se reunió desde el mediodía hasta las 20:00 con los dirigentes del D-14, a los que les prometió que al ampliarse la mancha urbana serán legalizados sus lotes, además de la construcción de más calles con pavimento y escuelas. 

Los vecinos, a la cabeza de Alberto Rojas, indicaron estar de acuerdo con la continuidad del vertedero hasta que sea trasladado al predio que dice la comuna tener en su poder, al cual solo le falta la licencia ambiental de parte de la Gobernación para que sea lanzada la licitación que permita la construcción de la primera fase del nuevo relleno sanitario, el cual estará situado a nueve kilómetros de Normandía, en el mismo distrito 14.

Sin embargo, en el ingreso a Normandía, los vecinos organizados aseguraron que no tienen dirigentes, pues estos son funcionarios municipales. 

Con ellos Angélica Sosa hizo otro tipo de acuerdo, donde uno de los puntos es la pronta aprobación del nuevo uso de suelo de los alrededores de Normandía, aunque la entrega de los títulos legalizados se dará recién cuando se salga el vertedero.

El segundo punto planteado en el compromiso es que en menos de un año, que fue el plazo que dio la Gobernación, se habilite el nuevo relleno sanitario de 200 hectáreas al sur de la ciudad.

También se contempló el retiro de la denuncia que hizo Bowles en la Fiscalía del Plan Tres Mil por el daño ambiental, obstrucción de la libre circulación y atentado contra la salud pública.

De igual manera, Sosa se comprometió a visitar y ayudar a José Luis Palacios, el vecino que quedó herido, y que permanece en la clínica San Rafael, después de la intervención de la guardia municipal. 

Por último, la presidenta del Concejo prometió ayuda para todas las personas que estén enfermas para que sean sometidas a tratamientos médicos bajo el seguro de salud municipal y sean chequeadas en los hospitales de la comuna.

Hasta el cierre de esta edición se aguardaba la firma del acuerdo planteado y la habilitación de la vía para el paso de los camiones con basura.

Según el gerente de Emacruz,  Johnny Bowles, el bloqueo es una amenaza a la salud púbica. “Hay residuos patológicos de hospitales y clínicas que son altamente contaminantes”, dijo. Temía que la medida provoque retraso en la frecuencia de recolección, que ayer le tocaba a la zona norte, entre el segundo y el quinto anillo.

En el bloqueo

Barrios afectados
Son 24 los barrios situados alrededor del vertedero cuyos vecinos comenzaron a protestar el 1 de julio, fecha que la auditoría ambiental había dado como plazo fatal a Normandía. 

Relleno sanitario
La construcción del nuevo vertedero se estima que en septiembre comience a ser licitada, pues en agosto espera el municipio recibir la ficha ambiental.

Negociación
La Alcaldía logró el apoyo de los dirigentes de barrio para que Normandía sigua operando.